Five quick takes on the Tunisian election

In a global era of electoral upsets, the rise of anti-establishment or populist movements and popular rage against the elites, Tunisia produced its share in the first round of the presidential elections that took place on Sunday. It is curious -and somehow depressing- that a young democracy suffers already from the ills of old ones. However, it is perfectly understandable given the social crisis the country is enduring and the dismal performance of successive governments after the Revolution, especially during the last five years. So time for my beloved “five quick” takes after an interesting election:

-The anti-establishment tsunami. Tunisians dealt with severely with its political elite. The parties who have ruled the country since the Revolution, were just swept by a wave of rage. In 2014, there was an acute bi-polarization of the Tunisian political scene around Ennahda and Nida Tunis. Counted together, they got around 65% of the votes in the legislative elections held that year. On Sunday, the addition of the votes of their main candidates -taking Chahed and Zbidi as inheritors of Nida Tunis- amounted to less than 30%. In addition to this, the two winners, Nabil Karoui and Kaïs Saied, were not present in any institution. That is, the opposition -Mohamed Abbou, Abir Moussi, Hama Hammami- did not reap the benefits of the social discontent, since they are also seen as part of the hated political elite. Continua llegint

Anuncis

Munir Baatur, el primer presidenciable gay del món àrab

P1870096

Munir Baatur al seu despatx

Tunis.-Un cop més, Tunísia obre el camí dins el món àrab. El país que va desencadenar les primaveres àrabs, i l’únic que ha estat capaç de sostenir una transició democràtica, torna a ser pioner en disposar del primer candidat a les eleccions presidencials que és obertament gay. Tanmateix, això no implica que Tunísia sigui un país especialment tolerant envers les minories sexuals. Una llei en vigor castiga amb tres anys de presó l’homosexualitat, i abolir-la és una de les prioritats en el programa electoral de l’esmentat candidat, Munir Batur, per a les eleccions del proper 15 de setembre.

Tot i que la seva condició d’homosexual és l’element que més ha atret l’atenció de la premsa internacional envers la seva candidatura, Baatur prefereix no fer-ne gaire publicitat. “La meva orientació sexual no és una qüestió rellevant. Als altres candidats no els pregunten per això. No em molesten que els mitjans ho mencionin, però jo em veig com el simple candidat d’un partit”, comenta en referència al Partit Liberal Tunisià, una petita formació creada l’any 2011 i de la que és president. Continua llegint

El agujero negro de la prisión de al-Aqrab

“Los primeros días después declararse en huelga de hambre, los castigaron con torturas muy brutales. Pero no consiguieron disuadirles de que continuaran con su protesta”, cuenta Ziad (un nombre falso) a través de un mensaje en WhatsApp. Sus grabaciones de voz siempre llegan a horas intempestivas, cuando los funcionarios andan bien dormidos. Se arriesga a que le confisquen su bien más preciado, el teléfono, una furtiva ventana al mundo exterior. Ziad ha pasado unos tres años recluido en la inmensa cárcel de Tora, situada en el barrio cairota de Maadi. Adjunto a su modulo, se halla uno de máxima seguridad, el más temido de todo el país. Su mero nombre ya asusta: al-Aqrab (“escorpión”, en árabe).

Unos 130 presos de al-Aqrab llevan ya más de seis semanas en huelga de hambre para protestar por el draconiano régimen penitenciario al que son sometidos. Según Amnistía Internacional, muchos de ellos han pasado ya más de dos años entre rejas sin haber podido recibir una sola visita de sus familiares o incluso su abogado. Varios de ellos han sido castigados por su acción con palizas, descargas eléctricas y otras medidas disciplinarias, como explican en un comunicado que consiguieron sacar clandestinamente de la prisión y han colgado en una red social. Continua llegint

Fuga de cerebros, la otra emigración tunecina a Europa

P1870043

Jóvenes entrando y saliendo de un hospital en Túnez

La inmigración irregular concentra la atención los medios de comunicación y las políticas de los Gobiernos europeos hacia Túnez. Sin embargo, a la vez que la UE intenta cerrar a cal y canto sus fronteras a los harragas que se lanzan al mar en pateras, abre otra puerta más discreta para los tunecinos con un alto nivel educativo. Algunas asociaciones de la sociedad civil del país magrebí ya han hecho sonar la señal de alerta, y hablan sin tapujos de una “fuga de cerebros” que mina la capacidad de desarrollo de Túnez, cuya transición a la democracia no ha venido acompañada de un crecimiento económico o de mejoras de tipo social.

Las cifras exactas de profesionales tunecinos que emigran al extranjero no son fáciles de estimar. Los perfiles más buscados son ingenieros, informáticos, médicos e investigadores docentes. Según un informe de la OCDE, desde la caída del régimen de Ben Alí y hasta 2017, han partido de Túnez un total de 95.000 personas, y alrededor de un 80% escogieron como destinación un país europeo. Mientras en 2018 llegaron a las costas italianas 5.244 inmigrantes irregulares de nacionalidad tunecina, cerca de 10.000 profesionales cualificados emigraron de manera legal. En esta última categoría, los destinos más habituales son Francia, Alemania y las monarquías del Golfo Pérsico. Continua llegint

¿Por qué la crisis política en Sudán es importante?

Aunque el África subsahariana es la región más ignorada por la prensa occidental, uno de sus principales países, Sudán, salió del anonimato en abril pasado. Una revuelta popular pacífica iniciada en diciembre logró deponer al presidente Omar al-Bashir después de tres décadas de gobernar el país con mano de hierro. Una junta militar asumió el poder con vagas promesas de democratización que no convencieron a la oposición.

El conflicto entre ambas partes se agudizó progresivamente y estalló la semana pasada cuando un cuerpo paramilitar asociado al Ejército desalojó con gran brutalidad un campamento de protesta instalado en la capital desde hace casi tres meses. Las imágenes y cifras escalofriantes de la represión estatal volvieron a situar a Sudán en el mapa: más de 118 muertos y 500 heridos, además de 70 violaciones. ¿Por qué es importante la crisis de Sudán? Continua llegint

Nabil Karoui, el millonario “antisistema” que aspira a presidir Túnez

Nabil KarouiNo hay duda de que Nabil Karoui, el mayor magnate de la comunicación en Túnez, sabe construir relatos y venderlos. Después de casi dos décadas ofreciendo sus ideas para el beneficio de sus clientes -posee junto a su hermano la principal compañía de publicidad del Magreb- ahora ha decidido venderse a sí mismo. Su objetivo, anunciado esta semana, es convertirse en el próximo presidente de Túnez. De acuerdo con los últimos sondeos, no es una quimera. Medio año antes de los comicios, lidera las estimaciones de intención de voto con más del 30%. Karoui no cuenta con el apoyo de un partido político, sino con un arma aún más poderosa: Nessma, la televisión más vista del país.

A falta de un programa preciso, que un elenco de 40 eminencias grises está aún preparando, Karoui vende su biografía, sazonada con punzantes críticas a la clase política tunecina. A sus 55 años, pertenece a la saga de ricos empresarios con aspiraciones políticas que lanza a la población un mensaje muy simple: sé cómo ganar dinero, votadme, y os haré prosperar también a vosotros. Algunos lo comparan con el decano europeo de esta especie, Silvio Berlusconi. Curiosamente, su compañía Mediaset entró en el accionariado de Nessma en 2009. Continua llegint

Es probable una guerra entre EEUU e Irán?

Los paralelismos entre la situación actual de tensión entre Washington y Teherán y la que precedió a la invasión de Irak en 2003 son fáciles de trazar: un presidente de EEUU bravucón hace sonar los tambores de guerra contra un país de Oriente Medio con ingentes reservas de petróleo después de años de hostilidad mutua. De hecho, según una reciente encuesta, prácticamente la mitad de los estadounidenses consideran “probable” una guerra contra Irán en los próximos años.

Sin embargo, existen también notables diferencias entre ambos contextos. Irán no es un país débil y aislado en la escena internacional, como lo era el Irak de Sadam Husein en 2003. En caso de estallar una guerra, probablemente, Donald Trump no contaría con el apoyo de ningún país europeo, mientras que George Bush sí tuvo a su lado al Reino Unido, España y Polonia. Además, sin un trauma reciente como el que representó el 11-S, y con los demócratas habiendo aprendido la lección de sus errores respecto a Irak, no parece que Trump pueda dar por hecho un apoyo interno mayoritario. Continua llegint