La transición democràtica se estanca en Túnez

Con las recientes visitas a Túnez del presidente francés, Emmanuel Macron, y el español, Mariano Rajoy, se volvió a poner de manifiesto el abismo que separa la percepción de las élites occidentales y los ciudadanos tunecinos sobre la situación en este país magrebí. Macron describió su transición como el gran éxito de la Primavera Árabe, y Rajoy saludó “el Túnez vigorosamente democrático”. En cambio, según las encuestas, cerca de un 80% de los tunecinos cree que el país va “en la dirección incorrecta”. ¿Cómo es posible una distancia tan sideral entre la percepción desde fuera y la de dentro?

En parte, la respuesta reside en que enfocan distintos momentos de la desigual trayectoria seguida por el país después de la Revolución de 2011. En los tres años siguientes, Túnez aplicó con éxito y una relativa rapidez una serie de reformas políticas clave, como la celebración de tres elecciones libres y la redacción de una nueva Constitución democrática. El proceso le valió el reconocimiento de la comunidad internacional, que se tradujo en la concesión del Nobel de la Paz en 2015. Sin embargo, desde entonces, Túnez experimenta un estancamiento tanto político como económico que explica la frustración ciudadana. Continua llegint

Anuncis

Los confusos estertores de la guerra siria

A pesar de la errática política exterior de EEUU en la era Trump, la guerra siria avanza de forma inexorable hacia un final previsible: la victoria del régimen de Bashar al-Asad y de sus padrinos iraníes y rusos. A estas alturas de la guerra, ya es demasiado tarde para una intervención estadounidense que pueda cambiar en su beneficio las coordenadas del conflicto. El Pentágono es consciente de ello, y por esta razón, el ataque del viernes fue limitado y evitó cuidadosamente cualquier objetivo ruso. De momento, la reacción de Moscú ha sido tibia. Es evidente que tampoco quiere provocar una escalada que pueda poner en peligro sus ganancias estratégicas en Siria.

La reacción de Trump al ataque con armas químicas en Duma es sobre todo una pataleta, un gesto de orgullo de una superpotencia herida por su cercana derrota. Si bien la justificación pública de EEUU y sus aliados de Francia y Reino Unido es reforzar una línea roja entorno al uso de armamento químico, lo que no es una mala idea.

A estas alturas, la única duda de Washington pasa por mantener o no su presencia -unos 2.000 efectivos- en el norte y este de Siria, a la espera de que ello le otorgue una cierta influencia en las negociaciones que sirvan para cerrar los últimos flecos sobre el futuro país árabe. Trump declaró el mes pasado que retiraría pronto las soldados estadounidenses desplegados sobre el terreno para apoyar las milicias kurdas, mientras varios de sus asesores manifestaban luego sus temores de que ese paso concediera en bandeja la estratégica zona de la frontera con Irak al archienemigo iraní. Continua llegint

Al-Sissi busca afiançar-se al poder amb una farsa electoral

Les eleccions a Egipte sota el repressiu règim d’Al Sissi són exemptes de qualsevol tipus de suspens. Abans fins i tot que s’obrissin avui les urnes, ningú tenia cap dubte que l’actual president s’imposaria al seu pretès contrincant per un marge escandalós, potser superior al 90% que va obtenir el 2014. Llavors, el mariscal Abdelfattah al-Sissi competia amb un conegut polític que habia obtingut un bon resultat als comicis presidencials de dos anys abans. Aquest cop, ho fa amb Mussa Mustafá Mussa, un parlamentari gris, qualificat com “el candidat titella” a la vall del Nil. El règim ni tan sols s’ha esforçat a mantenir les aparences

Els dies previs a les eleccions, l’únic signe visible d’una campanya electoral eren els cartells i banderoles que inundaven els carrers amb l’efigie d’Al Sissi i el seu lema: “Visca l’Egipte!”. Les de Mussa amb prou feines es podien veure a les immediacions de la seu del Gad, el seu modest partit. Els corresponsals estrangers han tingut feina per trobar algun miting que cobrir, i tampoc hi ha hagut cap debat televisiu. De fet, Al-Sisi ha mantingut la seva agenda habitual, fins i tot rebent líders estrangers, els dies anteriors a les eleccions. Continua llegint

El presidente al Sisi se enroca en Egipto

A pesar de una evidente caída de su cuota de popularidad, el presidente Abdelfatá Al Sisi posee aún un férreo control de Egipto y de sus instituciones. Tanto el duro programa de ajuste económico aplicado por el Gobierno como los cíciclos zarpazos de los grupos yihadistas han suscitado un amplio malestar entre los egipcios. En lugar de ofrecer concesiones a la oposición, la respuesta del régimen ha sido intensificar la represión de toda forma visible de disidencia para evitar cualquier conato de protesta en las calles.

La preparación de la elecciones presidenciales, cuya primera vuelta se desarrollará entre el 26 y 28 de marzo y en las que Al Sisi buscará la reelección, ha puesto de manifiesto el endurecimiento de la dictadura. Mientras cuatro años antes las autoridades permitieron la candidatura de Hamdin Sabahi, un conocido político opositor, en esta ocasión han encarcelado o disuadido de sus ambiciones presidenciales a todos aquellos candidatos de cierta talla política a través del acoso. Habida cuenta del apoyo internacional del que goza y de la aparente fidelidad del aparato estatal, no se vislumbra un final a la “era Al Sisi”. Continua llegint

Les dificultats per avortar a Tunísia, tot i ser legal

Tunis.-Des de fa sis dècades, Tunísia és un referent progressita dins del món en àrab en la qüestió dels drets de la dona. En el cas d’alguns drets, com el del divorci o a l’avortament, fins i tot es va avançar a nombrosos països europeus, Espanya inclosa. Des del 1973, el país magribí compta amb una llei de plaços que permet l’interrupció voluntària de l’embaràs de forma gratuïta fins als tres mesos, sent l’únic al món àrab i un dels quatre en tot el continent africà. No obstant això, a la pràctica, no totes les tunisianes gaudeixen d’aquest dret.

“Amb l’excusa de la manca de recursos pressupostaris, ja en els últims anys de la dictadura de Ben Ali es van tancar alguns dels equipaments de les oficines de planificació familiar a les províncies encarregats de fer l’operació. I després de la Revolució del 2011, amb l’ascens de l’islamisme, van aparèixer nous obstacles”, lamenta Anne Emmanuele Hasairi, una veterana llevadora que va assumir un càrrec directiu en el Ministeri de Salut. Segons les estadístiques oficials, els centres públics en practiquen una mitjana de 16.000 cada any. Continua llegint

Un hijo de Gadafi se perfila como candidato a las presidenciales libias

Más de seis años después del final de la guerra civil libia, Seif el Islam, hijo del dictador Muamar el Gadafi y antiguo presunto heredero, no ha renunciado a dirigir el país. Su portavoz y asesor político, Aymen Bouras, anunció de forma oficial su candidatura a las elecciones presidenciales previstas para finales de año en una rueda de prensa celebrada este lunes en Túnez. Este era un rumor que circulaba desde hace tiempo entre los círculos gadafistas. No obstante, todas las informaciones relativas al vástago de Gadafi están envueltas en un halo de confusión desde que en junio del año pasado se filtrara su puesta en libertad tras haber permanecido seis años bajo custodia de una milicia. Hace más de tres años de la última vez que Saif el Islam fue visto en público.

“Seif el Islam se halla en Libia, en buen estado de salud. Pronto reaparecerá en público para presentar públicamente su plataforma electoral”, declaró Bouras a EL PAÍS al finalizar la rueda de prensa, en la que explicó que la prioridad para el político libio es conseguir la reconciliación nacional. “Seif el Islam es el único capaz de recabar el apoyo de todas las tribus del país … Ahora ya está claro que lo que sucedió en 2011 no fue una revolución, sino una conspiración extranjera para apropiarse de los recursos de Libia”, afirmó el portavoz, que es también uno de los responsables del Frente Popular para Liberación de Libia, un movimiento formado por afines al antiguo régimen. Continua llegint

Egipto arresta al ex candidato islamista moderado Abulfutuh

Abulfutuh

Abulfutuh en una entrevista en su oficina en 2013

Más de cuatro años después del golpe de Estado, la represión política en Egipto parece un pozo sin fondo. Ante la aproximación de las elecciones presidenciales de finales de marzo, en las que el mariscal Al Sisi será reelegido con toda seguridad, el régimen ha lanzado una oleada de detenciones entre las filas de la oposición. El último en ser citado en comisaría ha sido el islamista moderado Abdel Moneim Abulfutuh, considerado uno de los principales líderes de la oposición. Abulfutuh fue candidato en los comicios presidenciales de 2012, en los que recibió un 18% de los sufragios.

Según informó la agencia oficial MENA, Abulfutuh es sospechoso de mantener contactos con los Hermanos Musulmanes, el movimiento islamista que gobernó el país durante su breve experimento democrático y que actualmente se halla proscrito. Este veterano político, de 66 años, era uno de los máximos representantes del sector moderado de la Hermandad que perdió un pulso con los halcones en los estertores de la era Mubarak. Tras la Revolución de 2011, Abulfutuh decidió abandonar el grupo por desacuerdos con sus posiciones políticas y para poder lanzar su candidatura en las presidenciales de 2012. Continua llegint