Trontolla el règim d’al-Baixir al Sudan

Mentre al cor del món àrab només queden les cendres de l’onada de “primaveres” del 2011, un país de la seva perifèria ha pres el relleu de l’esperit revolucionari. El passat 19 de desembre, l’encariment sobtat del preu del pa -es va triplicar- va ser el detonant d’una revolta popular al Sudan que ha fet de la dimissió del president Omar al-Baixir la seva principal demanda. Tot i la violenta repressió policial, que ja ha provocat la mort d’almenys 40 persones, segons Amnistia Internacional, les protestes als carrers no s’han apaivagat. Segons molts observadors, al-Baixir s’enfronta al desafiament més perillós al seu poder des que va accedir a la presidència del país el 1989 a través d’un cop d’Estat.

En una nova expressió d’una tendència global, les protestes han estat liderades per grups de la societat civil, més que no pas pels partits de l’oposició. En concret, a Sudan es tracta de l’Associació de Professionals Sudanesos, que reuneix sobretot a metges, professors i enginyers, qui convoca les manifestacions, a les que també s’hi sumen estudiants, activistes i militants dels partits opositors. Un senyal de la força del moviment és que, en un país marcat per una llarga tradició de conflictes tribals i ètnics, les mobilitzacions s’han estès per a tot el territori. Continua llegint

Anuncis

Pulso sindical al frágil Gobierno de Túnez

P1010297

Un manifestante sostiene una badera de la UGTT en una manifestación

 Túnez.-La plaza de Barcelona, principal nodo que une las diversas líneas de transporte público de la capital tunecina, ofrecía la mañana del jueves una imagen fantasmagórica. No se divisaba ningún tren de cercanías, ni tranvía o autobús. Tampoco el habitual trasiego ciudadano. A pesar de las promesas del Gobierno, no hubo servicios mínimos, lo que provocó que los efectos de la huelga de funcionarios se dejaran sentir más allá del sector público. La jornada, que transcurrió sin ningún atisbo de violencia, representa una victoria del poderoso sindicato UGTT en su pulso con un Ejecutivo fragil, asediado por una crisis social y política.

Después de concentrarse delante de sus puestos de trabajo a las 10.00, varios miles de sindicalistas se dirigieron a la sede de la UGTT, situada en el centro de Túnez. Allí, el secretario general del sindicato, Nureddin Tabubi, les dirigió una arenga en la que cargó duramente contra el Gobierno, al que acusó de “ceder los logros sociales conseguidos por el pueblo”. En la raíz del coflicto, el porcentaje de la subida salarial de los funcionarios para los próximos dos años. “No pedimos un aumento de sueldo, sino recuperar el poder adquisitivo perdido!”, proclamó Tabubi entre los aplausos y vítores de los asistentes, que llenaban a rebosar la plaza Mohamed Ali. Continua llegint

Khashoggi’s death, a viral phenomenon

When the first news about Jamal Khashoggi’s disappearance started to come out on October 2nd, no one could have predicted that three weeks after it would still dominate the headlines of the international media, nor that it would create the worst crisis between Saudi Arabia and its Western allies since the September 11 attacks. At the end of the day, this has not been the first dissident killed abroad by a ruthless dictator. For this reason, many people -me included- has been grappling with the question: why has Khashoggi’s death attracted such a sustained global interest? In my view, the explanation lies in a sequence of events that made it a viral phenomenon, something unusual in our wired society. Let’s see.

The wide early coverage of his disappearance is easy to understand. Unlike other Arab dissidents (or the three missing Saudi princes), Khashoggi enjoyed a solid presence in the global public opinion, mainly through his op-eds in The Washington Post and the almost two million followers of his Twitter account. He was well-connected and had influential friends. And they reacted with outrage to the news and gave it visibility. Continua llegint

Túnez aprueba una ley histórica contra la discriminación racial

IMG_0591

Una exhibición de Stambeli, un género musical practicado por los esclavos

A pesar de las agrias riñas entre partidos y la confusión que domina el panorama político, la transición tunecina se marcó la noche del martes un nuevo hito: la aprobación de una ley que castiga todo tipo de discriminación racial. La legislación, que ha suscitado cuasi la unanimidad en el Parlamento, es una vieja reivindicación de los tunecinos negros y de las organizaciones de derechos civiles, que han tenido que luchar durante años contra la opinión buena parte de la sociedad que niega la existencia de un grave problema de racismo. Al igual que sucede con otras leyes definidas como históricas o pioneras, como la de castiga la violencia de género, ahora el reto será su verdadera aplicación.

“Hoy es el día más feliz de mi vida desde la Revolución. Es el primer paso para compensar décadas de discriminación contra la minoría negra en Túnez”, comenta Huda Mziudet, una periodista e investigadora tunecina que ha tenido que cargar con el doble estigma de ser una mujer negra y velada. “He estado luchando contra la negacionismo [a la existencia de racismo] desde mis años en la universidad, en los noventa, durante la dictadura de Ben Ali, cuando criticar esta situación era considerado “un acto subversivo”, añade Mziudet. Si bien no existen estadísticas oficiales, algunos cálculos estiman que aproximadamente un 15% de la población tunecina es negra, y la mayoría reside o tiene sus orígenes en el sur del país, cerca de la frontera libia. Además, hay que añadir la existencia de miles de trabajadores y estudiantes subsaharianos. Continua llegint

El otoño del príncipe saudí Bin Salman

Túnez.-El ascenso al poder del príncipe herederdo de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, podría ser tan fulgurante como estrepitosa su caída. Sus mismas apuestas políticas que hace unos meses eren calificadas como “audaces” por una parte de la prensa occidental, ahora parecen más bien precipitadas y temerarias. En todos los frentes, el económico, el político y el diplomático, el príncipe, más conocido por sus iniciales MbS, ha sufrido un revés tras otro. En los mentideros de Oriente Medio, algunos analistas incluso apuntan que peligra su futuro como monarca del país, una vez fallezca su veterano y achacoso padre, el rey Salman Ibn Abdelaziz, de 82 años.

La estrategia de MbS para gobernar el país se basaba en una vieja fórmula: lanzar una serie de reformas económicas y sociales para modernizar el país, controladas siempre desde palacio, al mismo tiempo que incrementaba la represión de todos aquellos sectores que podrían serle hostiles. Incluidos, los príncipes rivales dentro de su dinastía. Y todo ello, al mismo tiempo que aplicaba una agresiva política exterior destinada a elevar el perfil de potencia regional del país árabe, marcando su autonomía respecto a su tradicional protector, los EEUU. Con su “revolución”, el príncipe Bin Salman quería apelar directamente a su generación, es decir, al 70% de la población con menos de 30 años -MbS tiene 32-. Continua llegint

Túnez discute la paridad en la herencia y abolir el último vestigio de la sharia

Túnez.-Después de una tregua de casi cuatro años, el debate indentitario vuelve a dominar la vida política en el Túnez post-revolucionario. El presidente Beji Caïd Essebsi reabrió el cisma entre “modernistas” y “conservadores” el pasado 13 de agosto, Día de la Mujer en el país magrebí, al expresar su apoyo a una iniciativa para establecer la paridad entre ambos sexos en las cuestiones de herencia. Este es uno de los únicos ámbitos del ordenamiento jurídico tunecino en el que todavía rige la sharia o ley islámica. Preocupados por la pérdida este símbolo de la identidad islámica de la nación, los sectores más conservadores de la sociedad han iniciado una campaña en todo el país para impedir el éxito de la iniciativa.

La paridad en la herencia es una de las principales recomendaciones elaboradas por una Comisión de juristas creada por el propio Essebsi el verano pasado para adecuar la legislación del país en materia de derechos y libertades a la nueva Constitución democrática aprobada en 2014. En su informe, los expertos proponían también la abolición de la pena de muerte, en vigor si bien bajo una moratoria, y del llamado “artículo 230”, que tipifica como delito la homosexualidad y lo castiga con una pena de cárcel de hasta tres años. Asimismo, la Comisión sugería modificar diversas leyes relativas a la tutela de los hijos para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres. Continua llegint

Túnez ya cuenta con la primera alcaldesa electa de una capital árabe

20180428_130027

Abderrahim durante un mitin

La ambiciosa ley de paridad de género que rigió las elecciones municipales celebradas en Túnez el pasado 6 de mayo, las primeras en democracia, ya está dando sus frutos. Aunque todavía no se han constituido los 350 consejos municipales, de momento, más de 50 pueblos o ciudades ya cuentan con una alcaldesa. Entre ellas, la capital, Túnez, la mayor urbe del país con más de 700.000 habitantes. Su sheija al-baladiya es Suad Abderrahim, una ejecutiva de 53 años que lideró la lista del partido islamista moderado Ennahda. Abderrahim no es solo la primera alcaldesa de la historia de Túnez, sino la primera mujer escogida en las urnas para dirigir una capital árabe.

“Ofrezco esta victoria a las mujeres de mi país, a toda la juventud y a Túnez”, ha declarado Abderrahim la mañana de este martes, visiblemente emocionada poco después de una votación que mantuvo la intriga hasta el último momento. Ennahda fue el partido más votado en los comicios, pero se quedó lejos de la mayoría absoluta al obtener 21 de los 60 concejales. Finalmente, la flamante política se hizo con 26 votos frente a los 22 de su principal adversario, Kamel Idir, del partido conservador Nidá Tunis, con el que Ennahda forma una “gran coalición” en el Gobierno nacional. En la victoria de Abderrahim fue clave la abstención de las dos principales fuerzas de izquierdas del país, el Frente Popular y el Tayyar Democraty en la segunda ronda de votaciones. Continua llegint