Crónica sentimental de un día histórico para Catalunya

Cuando faltaban minutos para el inicio de la intervención del “president” Carles Puigdemont, un pequeño país se submergió entero en una especie de estado de hipnosi frente a la pantalla del televisor. Las emociones estaban a flor de piel. De ilusión y esperanza para algunos, de miedo y angustia para otros. De expectación para todos, acentuada por el retraso de una hora en su comparecencia. Ni tan siquiera en las finales de la Champions League, el Barça, el gran embajador catalán en el mundo, había conseguido paralizar la vida del país de tal manera.

No solo Catalunya estaba en vilo. En menor grado, el mundo, y sobre todo Europa, contenía la respiración, temeroso del estallido de un nuevo conflicto violento en su periferia mediterránea. Más de 1.000 periodistas extranjeros se habían acreditado en el Parlament. Todas las grandes cadenas mundiales, de la BBC a Al Jazeera, ofrecieron en directo el discurso del presidente de Catalunya, como si de Obama o Trump se tratara. El surrealismo de Salvador Dalí, el más ilustre pintor catalán, hecho realidad. Continua llegint

Anuncis

Cataluña vota sobre la independencia desafiando la represión policial

20171001_221953

Miles de personas escuchando los resultados en Pl. Catalunya (Barcelona)

Ni los arrestos de altos funcionarios, ni las amenazas de multas astronómicas a todos aquellos que participaran en su organización, ni las violentas cargas de la policía han podido evitar que cientos de miles de catalanes votaran ayer en el referéndum de autodeterminación organizado por el Gobierno de Cataluña. Durante el día entero, agentes y miles de ciudadanos, en un acto masivo de desobediencia civil, jugaron al gato y al ratón, los unos confiscando urnas, y los otros escondiéndolas o reponiéndolas. Los hechos de ayer constituyen un auténtico terremoto político, cuya onda expansiva no solo afectara durante años las relaciones entre Cataluña y España, sino que podría hacer tambalear al presidente Mariano Rajoy, que gobierna en minoría.

La noche pasada, unas sesenta personas durmieron en el edificio para impedir que fuera precintado, y al amanecer, se añadieron varios centenares más para proteger el colegio electoral”, explica Joan Vidal, un jubilado comprometido con la causa independentista. Su colegio electoral es un centro de ancianos del barrio de Sant Adrià de Besòs, ciudad dormitorio a las afueras de Barcelona con un alto porcentaje de población con orígenes familiares de otras regiones de España. Continua llegint

The Catalan rebellion

After seven years covering the Arab Spring, landing in Barcelona on September 20th felt like observing a familiar landscape. That very same day, the Spanish police arrested 14 Catalan officials, it raided several offices of the Catalan government, and as a reaction, dozens of thousands of people took the streets of Barcelona to protest. More than 12.000 policemen -most of them Guardia Civiles, the Spanish paramilitary police- have been deployed in Catalonia to prevent the organization of a self-determination referendum on October 1st. They are based in tourist cruisers decorated with Warner Bros cartoons. Barcelona, the rebellious and irreverent city, global capital of anarchism in early 20th century, has been swept again by the winds of revolt.

Tensions had been simmering for a while in Catalonia, a region with 7.5 million inhabitants that represents 18% of Spain’s GDP. Last September 11th, Catalonia’s national day, around a million people marched in Barcelona to support the referendum, considered illegal by both the Spanish government and courts. That was the sixth year in a row that more than 10% of Catalonia’s population demonstrated to defend their right to hold a self-determination vote, a degree of mobilization unseen in Europe’s contemporary history. However, the Spanish prime minister, Mariano Rajoy, from the conservative and nationalist Popular Party, chose to ignore them, as he had done every previous year. Continua llegint

Posibles respuestas a la “rebelión catalana”

Más allá de los bailes de cifras entre los diversos medios, es evidente que la Diada de hoy ha sido un éxito. Al ser la sexta Diada con una movilización masiva, podría darse por descontado. Sin embargo, las condiciones este año son muy diferentes. La fiesta nacional catalana llegó después de que el Gobierno español y el Tribunal Constitucional hayan advertido a todos aquellos que colaboren con el referéndum del 1-O que se enfrentan a un procesamiento, inhabilitación y multa, e incluso la cárcel. Los próximos días, centenares de políticos y funcionarios deberán tomar decisiones que pueden afectar de forma decisiva sus vidas, y no es lo mismo hacerlo cuando uno siente el aliento de un gentió detrás. Por eso, el éxito de la Diada no es un dato menor.

Actualmente, no parece posible reconducir el conflicto entre las instituciones catalanas y españolas antes de la polémica cita con las urnas. En cambio, una ventana de oportunidad se abrirá el diá después. La hoja de ruta del independentismo habrá llegado a la penúltima línea de una larga lista. Pase lo que pase el primero de octubre, entraremos en un nuevo escenario que permitirá imaginar nuevas soluciones. ¿Qué posibles respuestas puede dar el Gobierno español? Continua llegint

Túnez abre el espinoso debate de la paridad de sexos en la herencia

A medida que se acercan las elecciones municipales de diciembre, el consenso que ha gobernando Túnez durante los últimos tres años se va agrietando. El presidente del país, Beji Caïd Essebsi, lanzó dos propuestas el día de la mujer tunecina, a mediados de agosto, que no han dejado indiferente a nadie: reformar la legislación para establecer la igualdad entre sexos en cuestiones de herencia, y permitir que la mujer musulmana se pueda casar con un hombre de otra religión. Ambas cuestiones se rigen en Túnez y en todos los países árabo-musulmanes de acuerdo con la interpretación mayoritaria de la sharía o ley islámica. Por eso, Essebsi ha desatado una fuerte polémica que ha traspasado las fronteras de Túnez. Continua llegint

Al Sisi se plantea reformar la Constitución para perpetuarse

A estas alturas, se podrá acusar al régimen de Abdel Fatah Al Sisi de violaciones múltiples de derechos humanos en Egipto —como hizo Human Rights Watch (HRW) en un reciente informe—, pero no de imprevisibilidad. El principal tema de discusión en los mentideros políticos de Egipto este verano ha sido una hipotética reforma de la Constitución para alargar los mandatos presidenciales de cuatro a seis años y eliminar el límite de dos mandatos introducido en 2014. Es decir, perpetuar a Al Sisi en el poder. Mientras los acólitos del presidente en el Parlamento y los medios de comunicación defienden la idea, algunos de sus compañeros de viaje en el golpe de Estado de 2013 se muestran reacios. El mariscal, de momento, guarda un estruendoso silencio.

El primer diputado en sugerir la reforma fue Ismael Naser Eddin, perteneciente al mayor grupo parlamentario la Alianza de Apoyo a Egipto. Se espera que Eddin presente próximamente en la Asamblea Popular su propuesta, que podría afectar a cinco artículos diferentes. El presidente del Parlamento, Ali Abdel Aal, abrió también la puerta a una enmienda de la Carta Magna en una conferencia en la Universidad de Mansura: “La Constitución de 2014 en su forma actual no sirve a los intereses del país a largo plazo (…). Varios de los artículos en la Constitución deben ser reconsiderados”. Como es habitual, la justificación reside en preservar la estabilidad del país en un período difícil. Continua llegint

Contra la cobertura “en directo” de los atentados terroristas

Ahora que por fin la célula yihadista en Cataluña ha sido completamente desarticulada, es hora de hacer balance. Hay un amplio consenso en la gran labor de los Mossos y el resto de instituciones catalanas. No tan positiva es la valoración de los periodistas. Y como miembro del gremio, voy a aportar mi reflexión.

No sé si es necesario recordar los ejemplos de precipitación, difusión de bulos y otros errores experimentados desde el pasado jueves, día del funesto atentado en la Rambla. En todo caso, ahí van algunos errores, de los que pocos medios se han librado: que si hay un terrorista (o varios) atrincherado en un restaurante de la Rambla con rehenes -incluso algún medio indició que se habían abierto negociaciones con él!-; que si en Cambrils intentaron cometer un atropello masivo, que si los terroristas eran retornados de Siria … incluso dos periodistas españolas fueron arrestadas por entrar en un piso precintado por los Mossos de un sospechoso en Ripoll. Dejaremos de lado la utilización interesada de los atentados para contaminar el independentismo, porque esto merecería un artículo aparte. Continua llegint