Fesh nastanneu?, el meteórico movimiento que agita Túnez

20180112_125618

Wael Nauar, co-fundador de Fesh Nastanneu?

Subidos a la escalinata del céntrico Teatro Municipal, los líderes del movimiento contra la austeridad Fesh nastanneu? (“¿A qué esperamos?”) se alternaban el viernes en las arengas a una pequeña multitud de un millar de personas. Todos ellos lo hacían con una gran naturalidad, lo que no deja de ser sorprendente habida cuenta que la plataforma se creó hace tan solo nueve días, el tiempo que han necesitado para poner el país patas arriba. Desde el lunes, cada noche se han registrado disturbios en prácticamente todas las provincias, que se han saldado con una víctima mortal, decenas de heridos y unos 800 arrestados. Ahora bien, la bisoñez del movimiento no se corresponde con las de sus fundadores, todos ellos sazonados activistas.

Wael Nauar, un hombrecillo de talante reposado fuera del púlpito, es uno de sus más carismáticos oradores. A sus 32 años, lleva el activismo político en las venas. Fue preso político durante la dictadura de Ben Alí, presidió el principal sindicato estudiantil y participó muy activamente en la revolución de 2011. Su perfil es representativo de la docena de fundadores de la plataforma “Todos nos conocíamos ya de luchas sociales anteriores. Hacía tiempo que comentábamos que hacía falta mover a la sociedad contra el desastroso presupuesto de 2018, que recoge subidas de precios e impuestos”, comenta mientras sorbe un café. La retirada del proyecto, ya aprobado en el Parlamento, es su demanda central. Continua llegint

Anuncis

El Govern tunisià promet noves ajudes socials per apaivagar la protesta

Poques hores abans de la celebració del seté aniversari de la Revolució tunisiana, el Govern va anunciar la nit de dissabte un augment de les ajudes a les famílies més necessitades amb l’objectiu d’apaivagar les tensions socials que han sacsejat el país magribí durant l’última setmana, i que s’han saldat amb una víctima mortal i més de 800 persones arrestades. Tot i ser considerat l’únic cas d’èxit de les anomenades Primaveres Àrabs per la seva transició a la democràcia, el país magribí atravessa una delicada crisis econòmica que està dificultant la satisfacció de les demandes de justícia social expressades durant revolta pacífica del 2011.

D’acord amb Mohamed Trabelsi, el ministre d’Afers Socials, els ajuts mensuals que l’Estat concedeix a les famílies més pobres augmentaran aquest any passant de 150 dinars (50 euros) a entre 180 i 210 dinars (70 euros), en funció quants membres tingui cada família. Segons els càlculs de les autoritats, el cost total de la mesura superarà els 70 milions de dinars (uns 23,5 milions d’euros), i se’n beneficiaran unes 120.000 famílies. A més, el Govern es compromet a avalar unes 500.000 famílies amb ingressos baixos o inestables perquè puguin rebre un préstec hipotecari i accedir a un habitatge digne. Aquestes mesures van ser anunciades el dissabte a la nit, després d’una intensa jornada de reunions entre l’Executiu, els partits polítics i els agents socials. Continua llegint

Una nueva ola de protestas sociales sacude Túnez

20180112_130913_Burst01

Un grafitti con el lema “Fesh nastanneu?”

Una ola de agitación social vuelve a sacudir Túnez, el país que hace exactamente siete años desencadenó la llamada “Primavera Árabe” al desembarazarse del régimen del dictador Ben Alí. La pasada semana, las manifestaciones contra el aumento de los impuestos recogida en la Ley de los Presupuestos de 2018 han desembocado en violentos enfrentamientos con la policía en al menos una veintena de ciudades, todas ellas pertenecientes a regiones o barrios marginados. Las movilizaciones han puesto contra las cuerdas al Gobierno, que se ha visto obligado a desplegar el Ejército en los puntos más calientes. De momento, el balance es de un manifestante muerto, decenas de heridos, y al menos 800 personas arrestadas, según el Ministerio del Interior.

Esta no es la primera ola de protestas sociales que sacude los cimientos del país magrebí desde la Revolución de 2011. A pesar de haber superado con éxito las principales fases de su transición democrática -se aprobó una Constitución por consenso y se han celebrado varias elecciones libres-, algunos de los problemas más graves que afectaban al país durante la era Ben Alí permanecen vigentes. En estos años, ninguno de los gobiernos electos ha sido capaz de reducir las escandalosas desigualdades entre las regiones más ricas y las más pobres del país, de combatir la lacra de la corrupción, o de ofrecer perspectivas de futuro a una juventud alienada. Continua llegint

La Túnez marginada se rebela contra la austeridad

Túnez.-Varios centenares de personas se concentraron ayer al mediodía en el centro de Túnez para protestar por los aumentos de los precios recogidos en Ley de Presupuestos de 2018, y que abarcan desde la gasolina a las llamadas telefónicas o la compra de coches. La noche anterior se registraron protestas en al menos una decena de ciudades, que desembocaron en disturbios con la Policía. El balance fue de un manifestante muerto, decenas de heridos y en todo el país fueron arrestadas 44 personas, según el Ministerio del Interior.

Esta es la enésima ola de protestas sociales impulsadas por jóvenes desempleados desde que Túnez se desembarazó del régimen de Ben Alí en 2011, desencadenando las llamadas primaveras árabes. Aunque el país magrebí ha sido capaz de completar con éxito las principales fases de su transición democrática, habiendo celebrado ya varias elecciones libres, algunos de los males que llevaron a la caída de la dictadura continúan bien presentes. Los sucesivos Gobiernos electos no han sido capaces de reducir las hirientes desigualdades regionales, frenar la corrupción que gangrena la administración pública o aminorar el paro juvenil, que en algunas zonas se eleva al 40%. Continua llegint

Una farsa electoral sense figurants a l’Egipte d’al-Sissi

Abdel_Fattah_el-Sisi-عبد_الفتاح_السيسي.jpeg

El president al-Sissi

Ni tan sols la dictadura més brutal de la història contemporània d’Egipte ha pres als seus habitants el seu admirat sentit de l’humor. “Al-Sissi, el meu ex vol ser candidat a les eleccions!”, van piular a Twitter diverses usuàries en to sarcàstic després de fer-se públiques les extranyes tribulacions legals dels tres aspirants declarats a la presidència del país, i per tant, possibles competidors de l’actual raïs, el mariscal Abdelfattah al-Sissi. Tots ells -un advocat progressista, l’últim primer ministre de l’ex dictador Mubarak, i un militar de baix rang- es troben arrestats o en risc d’acabar a la garjola per uns processos iniciats tan bon punt van anunciar la seva intenció de concórrer als comicis, previstos per la primavera. El mariscal no vol rival.

El cas més fosc és el d’Ahmed Shafiq, un ex oficial de l’Exèrcit de l’aire que va assumir diversos càrrecs durant la darrera etapa de règim Mubarak, derrocat als primers compassos de la Primavera Àrab. Aquest veterà polític conservador ja es va presentar a les eleccions presidencials del 2012, les úniques democràtiques celebrades fins ara. Dies després de perdre per un escàs marge a la segona volta contra l’islamista Mohamed Mursi, Shafiq va fugir als Emirats Àrabs Units (EAU), temerós de l’obertura d’algun procés en contra seva. La seva intuició va ser correcte, i dies després era acusat de corrupció. Continua llegint

Las tensiones crónicas del régimen irreformable de los ayatolás

Desde hace un par de décadas, la mayoría de periodistas y académicos occidentales que visitan Irán regresan con una conclusión parecida: el régimen fundado por el imam Jomeini se ha fosilizado, y una joventud moderna, educada y deseosa de cambios no tardará en forzar su caída o reforma profunda. No obstante, aquellos jóvenes de antaño ya pintan canas, las elecciones y las crisis se suceden una detrás de otra, pero la República Islámica permanece en pie, inalterable y desafiante.

Tampoco parece que la reciente ola de protestas, ya en aparente fase de remisión, será capaz de hacer hincar la rodilla a un régimen tan bien apuntalado como el de losayatolás, que pronto cumplirá cuatro décadas de vida. La astuta e implacable élite político-religiosa que gobierna el país ha conseguido dar con la fórmula para edificar un sistema inquebrantable, aunque a la vez propenso a las tensiones cíclicas. Mal que les pese a los estrategas de la Casa Blanca, el fin de sus días no se halla cercano. Continua llegint

La pugna entre Arabia Saudí e Irán tensiona el Líbano

IMG_0024

Tumba de un miliciano de Hezbolá caído en Siria (Tiro)

Con sus 17 comunidades religiosas enclaustradas en un pequeño rincón de una región altamente inflamable, el Líbano es uno de los países más complejos del mundo. También de los más vulnerables, siempre a merced de la última guerra -fría o caliente- regional. Antiguo escenario de la batalla entre Israel y la OLP de Arafat, ahora lo es de la pugna entre Arabia Saudí e Irán. A ello responde el extraño culebrón protagonizado por su aún primer ministro, Saad Hariri, que sorprendió al mundo el 4 de noviembre al presentar su dimisión en Riad. Después de dos semanas de rumores, temores y reuniones al más alto nivel, Hariri volvió ayer al Líbano, y el país entero respiró aliviado.

Poco se sabe sobre el contenido de las conversaciones entre los diversos actores implicados en las rencillas libanesas, que además de la miríada de facciones libanesas, incluyen obviamente a Irán y Arabia Saudí, pero también a Francia, Estados Unidos, Siria o Egipto, entre otros. No en vano, Hariri pasó por París, El Cairo y Nicosia antes de aterrizar en Beirut. Ahora bien, nadie duda de que la jugada de Riad, cerebro detrás del órdago de su protegido libanés, es reducir la influencia de Hezbolá, la potente milicia chií patronicada por Teherán convertida en una especie de unidad militar de élite a disposición de régimen de los ayatolás más allá de sus fronteras. Continua llegint