Bassem Youssef, el cómico que Al Sisi silenció

Tarek_ElKazzaz_and_Bassem_Youssef

Bassem Youssef, en la derecha, recibe un galardón en EEUU

“¿Qué pienso del panorama político egipcio? Pues es muy bonito… Vamos, realmente precioso”, dijo con una sonrisa triste e irónica el cómico egipcio Bassem Youssef en una rueda de prensa a finales de noviembre en las Jornadas Cinematográficas de Cartago, uno de los festivales más importantes de África. Con una audiencia de más de 40 millones de personas en todo el mundo árabe, el que fuera carismático presentador del programa de televisión por satélite al-Barnameg tuvo que suspender el espacio y abandonar Egipto en otoño de 2013. Su humor corrosivo era demasiado peligroso para el proyecto de contrarrevolución del presidente egipcio, el mariscalAbdelfatá al Sisi.

En una entrevista con EL PAÍS después de presentar la gala de clausura del certamen, Youssef tampoco quiso abordar el tema. “No quiero desviar la atención del asunto que me trajo aquí: el cine”, se justificó de forma poco convincente. En su momento, los medios oficialistas atribuyeron la cancelación del programa a un desacuerdo sobre el contrato con la cadena CBC. Sin embargo, pocos dudan de que su versión sea la correcta: “Tuvimos que parar por las presiones del Gobierno a la productora y la cadena después de un solo episodio”. Con los militares, poca broma.

No es fácil exagerar su influencia durante la presidencia del islamista Mohamed Morsi, dirigente de los Hermanos Musulmanes. Frente una oposición laica fragmentada y sin líder —antes del golpe de Estado Al Sisi era prácticamente un desconocido—, Youssef se erigió enel auténtico azote de Morsi y de los telepredicadores ultraconservadorescon la ironía como única arma. Las noches de los viernes, los bulliciosos cafés de El Cairo enmudecían para ver su programa. “La sátira política es muy necesaria porque consigue que más gente se interese por la política. Ahora bien, a menudo la gente nos pide que ejerzamos de líderes políticos, pero ese no debe ser nuestro rol”, sentencia.

Su ingenio le permitió conquistar el mundo árabe. Su marcha forzada de Egipto le ha abierto las puertas del éxito en EE UU gracias al apoyo del célebre cómico televisivo Jon Stewart, su fuente de inspiración. Tras su salida del país, fue contratado por la Universidad de Harvard durante un semestre y ha participado con asiduidad en el mismo programa que Stewart. Su fama va en aumento: recientemente fue el presentador de la gala de los Emmy y sus seguidores en Twitter ya se acercan a los seis millones.

El cómico egipcio es hermético también sobre sus planes de futuro: “Tengo varias opciones sobre la mesa. Tengo que estudiarlas bien”. Youssef es tan gracioso ante las cámaras como distante con la prensa. Quizás sea por la presión que supone lidiar con un Gobierno tan oscuro como el egipcio. O quizás porque no estaba preparado para un ascenso al estrellato tan vertiginoso. Antes de la revolución de 2011 era un cirujano que divertía a sus amigos con su repertorio infinito de chistes. Poco más de dos años después, a los 39 años, la revista estadounidense Time le incluyó en su lista de las 100 personas más influyentes del mundo.

El silencio como mensaje

Si una cosa tiene clara es que no retomará su programa desde el extranjero. “No lo haré nunca. Me acusarían de ser agente de otros países, de recibir financiación para atacar Egipto. Al-Barnameg lo hacíamos desde el centro de El Cairo, siempre hemos querido estar al lado de la gente”, explica. La opción de volver a emitir el programa a través de Youtube, como en sus inicios, tampoco figura en su menú: “Para eso, prefiero no hacer programa. El silencio puede un mensaje es más potente”.

En caso de regresar a la pequeña pantalla, no le faltaría material para la burla. Ante la falta de un contrapeso, los medios de comunicación oficialistas han caído en las más burdas conspiranoias. Para muestra, la cobertura del reciente siniestro del avión civil ruso en la península del Sinaí. El Cairo continúa sin admitir que la causa fue un atentado, como han concluido los servicios de inteligencia de Rusia y EEUU. En los medios, la filtración de la inteligencia estadounidense y la decisión del Reino Unido de suspender sus vuelos a Sharm el Sheij fueron interpretados como una conspiración para hundir la economía egipcia. El día después de que Moscú se sumara a la cancelación de vuelos, el diario al-Masry Al Youm titulaba: “¿Tú también Putin?”, con el líder ruso en el papel de Brutus.

Artículo publicado en EL PAIS el día 11-12-2015

One thought on “Bassem Youssef, el cómico que Al Sisi silenció

  1. Excellent post. I used to be checking continuously this blog and I am impressed!

    Very helpful info specifically the ultimate phase🙂 I maintain such info
    much. I was looking for this particular info for a very lengthy time.

    Thanks and best of luck.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s