Un nuevo golpe a la reputación de la turística Túnez

IMG_7384

Imagen de la Avenida Burguiba

A las 19,30, la mayoría de los cafés de la otrora bulliciosa Avenida Burguiba, en el corazón de la capital tunecina, están ya cerrados. “Es el toque de queda. Normalmente cerramos a medianoche”, se justifica el encargado del café Champs Elysées, nombre que evoca el referente de esta vía comercial. A las 21.00 empieza la prohibición de circular por las calles y es necesario que los empleados dispongan del tiempo suficiente para retornar a sus casas.

El atentado suicida del martes llega en un momento en el que algunos empresarios turísticos empezaban a ver la luz al final del túnel en el que entró el país el pasado mes de junio, a raíz del mortífero atentado en la playa de la ciudad costera de Susa. La concesión del Premio Nobel de la Paz permitió que el país ocupará, por fin, los titulares de la prensa extranjera por una noticia positiva.

“Esto es un golpe contra la reputación del país. Es normal que los turistas se asusten y cancelen sus viajes … Ya tememos por la temporada del próximo verano”, explica Mehdi Ben Later, encargado del Hotel Africa, uno de los más lujosos del centro de la ciudad. Según datos del ministerio de Turismo, en lo que va de año el país ha recibido 4,6 millones de turistas, un millón menos que el año pasado, lo que ha forzado a cerrar unos 70 hoteles. Sin embargo, el bajón ha sido menor de lo esperado gracias al aumento del turismo local y, sobre todo, al proveniente de Argelia.

Quienes no han mostrado ningún miedo son los cinéfilos tunecinos. Formando largas colas en la calle y llenando a rebosar las salas de los cines escogidos para albergar las Jornadas Cinematográficas de Cartago, uno de los más importantes de África, desafiaron ayer el estado de pánico que prentende inculcar el Estado Islámico. Si bien los organizadores optaron la noche del martes por no cancelar el festival tras el ataque, sí se han visto obligados a alterar sustancialmente la programación, pues había numerosas proyecciones que se iniciaban entre las 20.30 y las 21.00.

Artículo publicado en EL PAIS el día 25-11-15

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s