Mueren dos policías en El Cairo en sendos atentados

El Cairo.-Después de un hiato de casi dos meses, la amenaza terrorista vuelve a golpear con dureza Egipto en vísperas del primer aniversario del golpe de Estado que depuso al presidente islamista Mohamed Morsi. Este lunes han fallecido dos agentes de policía y una decena resultaron heridos a causa del estallido de tres bombas en las inmediaciones del palacio presidencial de Ittihadiya, en El Cairo. Los dos policías pertenecían al equipo de expertos en explosivos y se disponían a desactivar diversos artefactos plantados cerca de la sede de la presidencia del país árabe.

Según informó la página web del diario oficialista Al Ahram, el coronel Ahmed al Ashmawy murió mientras estaba desactivando una bomba a causa de la explosión de un segundo artefacto. Pocos minutos después, otros dos explosivos fueron detonados también cerca del palacio de Ittihadiya, provocando la muerte a un segundo agente. Inmediatamente después, las fuerzas de seguridad acordonaron la plaza de Tahrir, el epicentro de la revuelta que destronó al exdictador Hosni Mubarak, como medida preventiva ante nuevos posibles ataques.

A pesar de que ninguna organización ha reivindicado los atentados, la autoría podría corresponder a Anjad Masr (Soldados de Egipto). Esta organización, creada en otoño, afirmó la semana pasada que había abortado a última hora una campaña de atentados en los aledaños del palacio presidencial a causa del riesgo que presentaba de ocasionar víctimas entre la población civil.

Los atentados de este lunes, segundo día del mes sagrado de Ramadán, son los últimos de una ofensiva terrorista que se inició el pasado miércoles con una cadena de cuatro explosiones de artefactos caseros de poca potencia en el metro de El Cairo que provocó heridas a al menos seis personas. El pasado sábado, dos potentes bombas colocadas en un centro de telecomunicaciones en construcción provocaron la muerte de una chica de 18 años y de su madre. Ese mismo día, se produjeron dos ataques contra las fuerzas de seguridad en la península del Sinaí que elevaron el balance de víctimas mortales del día a 6 personas.

La ofensiva terrorista llega cuando se cumple el primer aniversario de las manifestaciones masivas pidiendo la dimisión del primer presidente de Egipto elegido democráticamente, el islamista Mohamed Morsi, que sería desalojado del poder tres días después por el Ejército. Tras la asonada, se inició una campaña de hostigamiento a la cofradía islamista que ha llevado a la cárcel a la práctica totalidad de su cúpula, incluido el expresidente Morsi, así como al arresto de miles de sus simpatizantes y a la clausura de todos los medios de comunicación afines al grupo. Mohamed Badie, el Guía Supremo de la organización, así como otros de sus líderes, han sido condenados a la pena de muerte.

Durante el último año, una poderosa insurgencia islamista ha golpeado de forma reiterada las fuerzas de seguridad del país. Según el Ministerio del Interior, entre agentes de policía y soldados, unas 500 personas habrían fallecido como resultado de los ataques terroristas. Buena parte de ellos, han ocurrido en la península del Sinaí, un territorio remoto y desértico, fronterizo con Israel, que se había convertido en la base de operaciones de varias organizaciones yihadistas.

Artículo publicado el día 29-06-2014 en EL PAIS

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s