Al Sisi anuncia por fin su candidatura a la presidencia de Egipto

El Cairo.-Después de más de tres meses de todo tipo de rumores y filtraciones, ya es oficial: Abdelfattá al Sisi, el ministro de Defensa de Egipto, concurrirá a las próximas elecciones presidenciales. El flamante aspirante realizó el anuncio a través de un mensaje dirigido a la nación emitido por la televisión pública. Todavía no existe una fecha para los comicios, que estaban previstos para mediados de abril, pero tuvieron que ser atrasados por discrepancias sobre la ley electoral. De momento, el único otro aspirante es el político nasserista Hamdin Sabbahi.

Al Sisi realizó el esperado anuncio después de una reunión del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas en el que presentó su dimisión como ministro de Defensa y se escogió a su sustituto, Sidqi Sobhi, actual jefe del Estado Mayor. Según la ley egipcia, el mariscal debe colgar el uniforme para poder asumir un cargo político.

“Me dirijo a vosotros por última vez con el uniforme militar después de cerca de 45 años de servicio”, dijo al Sisi al inicio de su plática, en la que atribuyó a una “demanda del pueblo” su decisión de presentarse a las elecciones presidenciales, lo que calificó como todo un “honor”. “Yo siempre he sido un soldado al servicio de la nación egipcia”, agregó.

El mariscal afirmó que el país se encuentra frente a enormes desafíos en los ámbitos económico, político y de seguridad, y apeló a la unidad de la nación para poder superarlos. “No puedo ofrecer milagros, pero puedo ofrecer trabajo duro y abnegación”, aseveró. En diversas ocasiones, reiteró que su principal objetivo es la construcción de un país “democrático y moderno”, así como la consecución de “la estabilidad, la seguridad, y la esperanza”.

En su discurso no faltaron unas dosis de patriotismo al lanzar una advertencia a aquellos países que upretenden “interferir en los asuntos domésticos de Egipto”. Ni tampoco una mención a la lucha antiterrorista, una de las principales lógicas legitimadoras del régimen salido del golpe de Estado que depuso en julio al islamista Mohamed Morsi, primer presidente electo tras la revolución del 2011. “Pretendo liberar al país del miedo y el terrorismo”, remachó.

Al Sisi es el gran favorito para imponerse en los comicios presidenciales, de los que se han retirado varios posibles aspirantes al considerar que no serán limpios, pues el mariscal cuenta con el favor del aparato estatal. Las promesas de democratización de las autoridades egipcias también han sido puestas en tela de juicio por numerosos analistas a causa de la creciente ola de represión que padece la oposición. Si bien los Hermanos Musulmanes, el movimiento político de Morsi, ha sido la principal víctima del hostigamiento policial, también lo han padecido algunos célebres activistas laicos.

El anuncio llegó cuando aún resuenan los ecos de la controversia generada por la condena simultánea a la pena de muerte para 529 personas por parte de un tribunal de la provincia de Minia, situada al sur de Egipto.Varios centenares de estudiantes simpatizantes de la Hermandad organizaron manifestaciones de repulsa en las universidades de El Cairo y Zagazig que se saldaron en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se desplazaron a los campus para disolverlas. Según el ministerio de Sanidad, en El Cairo, un estudiante resultó muerto, y otros ocho heridos durante los disturbios.

En un comunicado público, un total de 14 organizaciones de derechos humanos denunciaron que en este juicio, que solo contó con dos breves sesiones, no se respetaron las garantías judiciales mínimas.

Estas críticas no disuadieron a la fiscalía egipcia a la hora de imputar ayer a otras 919 personas en dos nuevos “macrojuicios” referidos a los actos de violencia sucedidos en Minia durante el mes de agosto pasado, cuando partidarios de los Hermanos Musulmanes atacaron comisarías de policía e iglesias como venganza por el brutal desalojo del campamento islamista de Rabá al-Audawiya, en el que fallecieron centenares de personas. Tras la decisión de la fiscalía, el total de personas condenadas o procesadas en la provincia de Minia en cuatro “macrojuicios” diferentes asciende a cerca de 2.150, entre ellos, el Guía Supremo de la Hermandad.

Artículo publicado en EL PAIS el día 27-03-2014

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s