Noches con sabor brasileño en El Cairo

Nadia, la protagonista de la obra

Nadia, la protagonista de la obra

El Cairo.-Después de una incursión en el mundo de la política con su Zenocrate and Zenobia (the exiled), el actor y dramaturgo español Marco Magoa retorna en su última obra teatral a uno de sus temas favoritos: la fusión de culturas. Sin embargo, en esta ocasión, su punto de referencia no es la cultura española sino la brasileña. En Brasil … una noite no Cairo”, estrenada la semana pasada en la capital egipcia, se inspira en los poemas de varios poetas brasileños, como Vinicius de Moraes, Murilo Mendes y Manuel Bandeira para explorar la experiencia agridulce de la emigración.

“Uno de los puntos de contacto entre las culturas árabe, y específicamente egipcia, y la brasileña es fruto de la emigración a finales del siglo XIX y sobre todo durante las primeras décadas del siglo XX, de cientos de miles de sirios, libaneses, palestinos y egipcios hacia allí en busca de un futuro mejor”, explica Magoa, que ha contado con la financiación de la Embajada de Brasil en El Cairo para su espectáculo, representado en el Teatro Falaki, prácticamente lleno en todas sus funciones.

Nadia, una joven egipcia que vive en la capital egipcia, es la protagonista principal de la obra. Un día recibe la noticia de la muerte de su abuela en Brasil, donde había emigrado siendo una niña, junto con una caja de sus pertenencias en la que encuentra cartas, poemas, fotos, periódicos y música brasileña. A través de los recuerdos de su abuela, Nadia se interesa en recuperar la memoria de aquellos emigrantes, muchos de los cuales nunca volvieron a su tierra natal, y funda un grupo de descendientes de emigrantes que se reúne cada jueves en una azotea de El Cairo para compartir experiencias.

“El tema de la emigración me interesa porque, después de varias décadas, España se ha vuelto a convertir en un país de emigrantes a causa de la crisis”, remarca el joven dramaturgo, que con “Brasil … una noite no Cairo” estrena su cuarta obra seguida en Egipto, país que se ha convertido en su segunda patria. “Yo mismo soy un ejemplo de esta generación de jóvenes que se ve obligada marchar ante la falta de oportunidades. Ahora mismo, el alquiler de un teatro en Madrid es prohibitivo si uno no dispone de una generosa financiación”, agrega.

A pesar de contar con unos recursos limitados, y gracias a la imaginación y al ingenio, la puesta en escena de la obra no desmerece la exuberancia de la cultura brasileña. Por el escenario, decorado con varios metros de hiedras de plástico, desfila un grupo de capoeira, una rúa carnavalesca y hasta un jaguar. Sin olvidar la presencia de la música brasileña, cuyas notas entona el propio Magoa, echando mano de la experiencia atesorada en su pasado como actor de zarzuela en Madrid.

Representada sobre todo en una mezcla de árabe clásico y dialecto egipcio, el actor Alex Amaral, un brasileño afincado en España desde hace un par de décadas, aporta a la obra el sonido meloso de la lengua portuguesa. Amaral es el encargado de recitar los versos de varios poetas brasileños, entre ellos Thiago de Mello, Augusto dos Anjos, Chico Xavier y Elias Farhat. Este último, por cierto, de origen árabe. Sin duda, Brasil es un país de moda. Y más lo será este verano gracias al Mundial de fútbol. Pero Brasil tiene mucho más que aportar a la cultura global que las genialidades de sus astros del balón.

Artículo publicado en El Pais el día 27-02-2014

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s