Egipto declara “organización terrorista” a los Hermanos Musulmanes

El Cairo.-El ejecutivo egipcio designó el miércoles de forma oficial a los Hermanos Musulmanes como una “organización terrorista”, una nueva escalada en su batalla contra el histórico movimiento islamista. La declaración llega un día después de uno de los atentados más sangrientos de los últimos años en la ciudad de Mansura. Tanto los medios de comunicación como el gobierno ignoraron el hecho de que la organización yihadista Ansar Bait al-Maqdis reivindicara el ataque, y prefirieron atribuir su autoría a la Hermandad.

El anuncio se produjo después de una larga reunión del ejecutivo. “Egipto está horrorizado de norte a sur por el deplorable crimen cometido por los Hermanos Musulmanes … No es posible para el pueblo o el Estado egipcios someterse al terrorismo de la Hermandad”, dijo el ministro de Universidades, Hossam Eissa, leyendo un comunicado del gabinete. En la rueda de prensa, Eissa afirmó que todas las actividades del grupo, incluidas las manifestaciones, están prohibidas.

A partir de ahora, se podrá condenar por pertenencia a banda armada a cualquier miembro de la Hermandad, una organización fundada en 1928 y que cuenta con centenares de miles de miembros en todo el país. Sin embargo, aquellos que la abandonen, “serán perdonados”, informó el ministro. La cofradía fue ilegalizada en el mes de septiembre por orden judicial, y lo mismo podría suceder pronto con su brazo político, el Partido de la Libertad y la Justicia, pues se espera que en las próximas semanas la justicia se pronuncie sobre una demanda de disolución.

La campaña de represión contra los Hermanos Musulmanes, la más severa desde 1954, se inició inmediatamente después del golpe de Estado del 3 de julio que depuso al presidente Mohamed Morsi, uno de los líderes del movimiento islamista. Desde entonces, se arrestó y puso a disposición judicial prácticamente a toda su cúpula, así como a centenares cuadros altos y medios bajo la acusación de incitar a la violencia o de participar en manifestaciones violentas. Además, el gobierno ha congelado los activos de docenas de ONGs y escuelas vinculadas a la organización, todo un golpe a su capacidad de penetrar en la sociedad egipcia.

El gobierno y los medios de comunicación han acusado reiteradamente a la Hermandad de estar detrás de la ola de atentados contras las fuerzas de seguridad acaecida durante los últimos cinco meses, sobre todo en la península del Sinaí, y que ya se ha cobrado la muerte de más de cien agentes y soldados. Ello ha suscitado un profundo sentimiento de odio hacia la cofradía entre una segmento importante de la población. De ahí que tras el atentado del martes, turbas atacaran e incendiaran propiedades de conocidos miembros del movimiento

“De momento, no hay ninguna prueba de que los Hermanos Musulmanes tengan un partenariado con las organizaciones yihadistas basadas en el Sinaí, que son las que han cometido los atentados de los últimos meses”, explica a El PAIS Mohamed Faiz, un analista del think tank Al Ahram especializado en movimientos islamistas. De hecho, la Hermandad condenó el atentado de Mansura con celeridad, y lo definió como “una ataque contra la unidad del pueblo egipcio”.

La campaña mediática y legal de demonización de la cofradía parece tener como objetivo eliminar el movimiento político más poderoso del país, que se impuso en las elecciones legislativas y presidenciales posteriores a la revolución del 2011. “Es una decisión inútil de un gobierno ilegal que no cambiara nada en realidad”, declaró el grupo a través de su cuenta de twitter poco después de conocerse el anuncio gubernamental.

Al situar la “lucha contra el terrorismo” en el centro de la agenda política, la coalición de instituciones y partidos liderada del Ejército que gobierna el país consigue un auténtico cheque en blanco para sus políticas regresivas. “Cuestiones como la justicia social han pasado a un segundo plano, y los derechos humanos son vistos incluso con hostilidad por la ciudadanía. Todo vale contra los Hermanos”, lamenta Mohamed Zaraa, un investigador del CIHRS, una ONG cairota de derechos humanos.
La progresiva reconstitución del Estado policial de la era Mubarak podría dar paso importante durante las próximas semanas con la aprobación de una nueva ley antiterrorista, actualmente en fase de debate en el seno del ejecutivo. Según se ha filtrado a la prensa, la ley incluiría una definición más amplia de lo que constituye la actividad terrorista, y establecería penas muy severas.

Artículo publicado en El PAIS el día 25-12-2013

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s