Suspendido el programa del sátiro egipcio Bassem Youssef

El Cairo.-Había una gran expectación en Egipto por el retorno del programa semanal de sátira política de Bassem Youssef, un cómico que amasó un gran popularidad mofándose de los políticos y medios islamistas durante el gobierno de los Hermanos Musulmanes. ¿Sería capaz de reírse también del régimen actual? La respuesta ha llegado rápidament, pues a Youssef solo le han dejado realizar un programa. Su cadena de televisión, la CBC, anunció poco antes de la emisión del segundo episodio de “Al-Barnameg” que suspendía el programa, suscitando una gran preocupación y controversia en Egipto por el límite a la libertad de expresión que ello representa.

En un comunicado público, la emisora privada justificó su decisión en problemas “administrativos y técnicos”. En concreto, la junta de la CBC estimó que el contenido del programa que se debía emitir el pasado viernes, y que fue grabado dos días antes, era “una violación de lo que habíamos acordado previamente”, y que el presentador “persistía en ir contra de la política editorial” de la cadena. Además de las discrepancias sobre la línea editorial, la junta denunciaba que la productora había solicitado una retribución económica superior a la acordada en el contrato.

Más allá de las explicaciones de la cadena, buena parte de la opinión pública ha atribuido la suspensión del programa a las burlas que Youssef dedicó la semana anterior al nuevo Gobierno que asumió las riendas del país tras el golpe de Estado del 3 de julio, y a la adoración que despierta en un sector de la sociedad. Por ejemplo, mientras el cómico insistía que su programa gozaba de una libertad de expresión absoluta, apareció una mano de debajo la mesa que le golpeó, y cambió su guión por un que incluía alabanzas a las Fuerzas Armadas, una velada referencia a la existencia de censura en el Egipto actual.

Entre bromas y sketchs, Youssef se puso serio un momento para realizar una declaración de principios en aquel primer y único episodio. “No no apoyaba [los islamistas] que nos declaraban apóstatas … y pedían nuestro encarcelamiento. Pero al mismo tiempo, no estoy a favor de la hipocresía, de la deificación de nadie, o la creación de faraones”, advritió. “Nos preocupa que el fascismo en nombre de la religión pueda ser sustituido con el fascismo en nombre del nacionalismo”, añadió.

Ante un panorama mediático monocromático tras el cierre de las emisoras de tendencia islamista, los partidarios más acérrimos del Gobierno actual, y muy especialmente de su ministro de Defensa, Abdelfattá al Sissi, montaron en cólera al oír las críticas de Youssef la semana pasada. Apenas unas horas después de la emisión del programa, ya había cuatro demandas diferentes en los tribunales en su contra por dañar el prestigio de Egipto. Los seguidores de al-Sissi incluso se manifestaron el pasado miércoles frente al estudio de televisión donde se grabó el programa que se debía haber emitido el viernes.

Algunos de los asistentes a la grabación han asegurado que Youssef dirigió esta vez su humor ácido hacia la propia cadena más que hacia el gobierno o el general al-Sissi. Y es que, tras su primer episodio, la CBC emitió un comunicado en el que condenó las mofas del sátiro “a los símbolos del Estado”. “En [segundo]el episodio, Youssef no dio caña a al Sissi, sino a la doble vara de medir de la CBC … Creo que la decisión es más de la cadena que del gobierno”, tuiteó Big Pharaoh, un bloguero que asistió como público al programa del miércoles.

Así las cosas, no está claro si el programa ha sido suspendido por presiones gubernamentales o responde más bien a un ejercicio de autocensura de la cadena. Esta última es la versión del Gobierno. El portavoz presidencial, Ahmed al Muslimany, ha declarado que el ejecutivo respeta la libertad de expresión, y que la cancelación indefinida del espacio televisivo es “un asunto interno”.

Sea como fuere, algunos analistas consideran al Gobierno responsable directa o indirectamente de lo sucedido. “Que algunos mini-autoritarios de los medios se autocensuren no exonera al orden político en Egipto. Es una condena a la atmosfera que ellos han ayudado a crear”, escribió en su cuenta de twitter el investigador Michael Hanna.

Artículo publicado en EL PAIS el día 2-11-2013

One thought on “Suspendido el programa del sátiro egipcio Bassem Youssef

  1. Qué valiente Bassem Youssef, al hacer pública su declaación de principios en la primera actuación. Además sin pelos en la lengua. Y lo de no dejar claro si se suspendió el programa por decisión del gobierno o de la cadena de televisión CBC, es el pan nuestro de cada día de Egipto y por desgracia de muchos gobiernos de los países europeos y americanos. ¿Hasta cuando durará esta actuación farisaica de echar piedras en el tejado del vecino, porque él es el ,malo y yo el bueno?. Cuando la justicia funcione bien en Egipto y en buena parte del mundo, si lo vemos, será el momento de empezar a conocer a los culpables y pedirles cuentas por lo que hayan hecho, sean jefes de gobierno, líderes de partidos políticos o sindicales, o simples trabajadores manuales. Ante la ley todos deberíamos ser iguales porqué en realidad lo somos, sólo que los del pedestal están tan encumbrados y adulados que se autoengañan y compran al precio que sea su inocencia.
    Qué pena.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s