Un tribunal egipcio disuelve los Hermanos Musulmanes

El Cairo.-Las autoridades egipcias dieron ayer un paso más en su campaña de acoso a los Hermanos Musulmanes, el histórico movimiento islamista que gobernó el país árabe hasta el pasado 3 de julio. Un tribunal ordenó la disolución de la Hermandad, la congelación de sus activos, y la prohibición de realizar cualquier tipo de actividad. El fallo representa un duro golpe para un movimiento que tiene la práctica totalidad de su cúpula entre rejas, así como también varios centenares de sus militantes y cuadros medios.

La demanda contra la Hermandad fue interpuesta por el partido Tagamu, de orientación comunista. En su intervención ante la corte, su abogado, Mohamed Abdalá, argumentó que la organización había participado en “actividades terroristas”, y había incitado a la violencia contra las instituciones estatales, incluida la policía. De acuerdo con los demandantes, la cofradía posee una brazo armado secreto, lo que contraviene la ley del 2002 sobre las organizaciones no gubernamentales.

Durante casi seis décadas, los Hermanos Musulmanes llevaron a cabo sus actividades en la clandestinidad, y no fue hasta el pasado mes de marzo que se registraron como una ONG en el Ministerio de la Solidaridad. En su sentencia, el juez Mohamed al-Sayed, advirtió que la orden también se debe aplicar a “cualquier institución derivada o que pertenezca a la Hermandad”, así como aquellas que “reciban fondos” de esta.

De momento, no está claro si la prohibición afectará a la nutrida red de asociaciones caritativas, escuelas y hospitales afiliados indirectamente a la Hermandad. Durante la era Mubarak, todas estas fundaciones eran toleradas por el régimen, ya que prestaban unos servicios a los sectores más necesitados que el Estado era incapaz de proveer.

También está por ver si la sentencia implicará la ilegalización del Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ), el brazo político de cofradía, ya que, al menos sobre el papel, no existe un vínculo orgánico entre ambas organizaciones. El PLJ resultó vencedor de las elecciones parlamentarias y presidenciales celebradas después de la revolución egipcia.

Las declaraciones más recientes del gobierno no ofrecen pistas sobre el celo con el que las autoridades aplicarán la orden judicial. Durante las últimas semanas, habían aflorado disensiones dentro del ejecutivo respecto a la conveniencia de ilegalizar la cofradía. El propio primer ministro, Hazem Beblawi, había apostado inicialmente por la disolución de la cofradía, pero luego se echó atrás, alimentando los rumores sobre unas hipotéticas negociaciones secretas entre el Ejército y la Hermandad.

El movimiento islamista acogió la noticia con el tono desafiante que le caracteriza. “Los Hermanos Musulmanes como organización serán siempre presentes sobre el terreno, incluso después de su disolución, y continuarán sirviendo al pueblo egipcio”, rezaba un tweet de una cuenta vinculada a los la Hermandad. Al haber pasado la mayor parte de su historia en la clandestinidad, la cofradía conoce perfectamente los entresijos del sistema legal para poder continuar operando en las sombras. Ahora bien, esta última ola represiva es la más fuerte de las últimas décadas, y parece haber sumido en un estado de confusión a buena parte de la organización.

Artículo publicado en El PAIS el día 24-09-2013

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s