La excarcelación de Mubarak divide a Egipto

El Cairo.-El convulso paranorama político egipcio es una caja de sorpresas que se suceden a un ritmo vertiginoso. En solo 12 meses, los Hermanos Musulmanes pasaron de la gloria electoral a la peor represión de los últimos 60 años, y el ex dictador Hosni Mubarak, de escuchar una condena a cadena perpetua a ser puesto en libertad. La noticia de la excarcelación del octogenario genera ha sido recibido con pareceres dispares, lo que no deja de ser lógico en un país polarizado hasta el extremo.

Mientras hace un par de años era difícil encontrar a algún egipcio que defendiera el legado de Mubarak, ahora salen admiradores del ex raïs de debajo de las piedras. Estos dos años y medio de turbulenta transición han convertido en nostálgicos a muchos ciudadanos. “Mubarak fue un buen presidente. Bajo su gobierno había estabilidad, seguridad, prosperidad … venían muchos turistas e inversores. Ahora en cambio, el país está preso de la violencia”, comenta Mustafá, un joven taxista contento por la puesta en libertad condicionada de Mubarak. “El gran error de Mubarak fue querer imponer a su hijo como presidente. Su sucesor se debía haber elegido a través de elecciones”, añade.

No todos los que se alegran de la excarcelación de Mubarak son “fulul”, el término utilizado por los revolucionarios para definir a los seguidores del Antiguo Régimen. Essam, un panadero del barrio de Dokki no vio con malos ojos la deposición de Mubarak, pero tampoco ahora su salida de la prisión. “Es un hombre ya muy mayor para estar en la cárcel. Además, sus relaciones con los otros países podrían ser útiles para el actual gobierno”, explica Essam mientras coloca una magadelena en un bolsa de plástico.

En la blogósfera, muchos acogieron la noticia con ironía. “Los Hermanos Musulmanes en las cárceles, El Baradei en Viena, y Mubarak en la calle … retorno al 2010”, era el mensaje que, con algunas variaciones, triunfó en twitter. Manar Sharawi, una profesora de lengua árabe velada que votó a Morsi en las elecciones presidenciales expresaba ayer no solo decepción, sino también una gran preocupación por la liberación de Mubarak.

“Esto es un retorno al antiguo régimen en toda regla. Tengo mucho miedo. ¿Para qué nos sirvió hacer la Revolución?”se lamenta Manar, que interpreta la decisión del Ejército como una muestra de gran confianza. “Se sienten tan fuertes, que incluso se han atrevido a liberar a Mubarak. No me lo esperaba, pensaba que tendrían miedo de otorgar a los Hermanos Musulmanes un argumento tan poderoso en el conflicto que mantienen. Ahora se pueden atrever a todo”, añade.

Entre los activistas laicos de Tahrir, la mayoría de los cuales apoyó el golpe de Estado de los militares que depuso al presidente islamista Mohamed Morsi, algunos relativizaban la importancia del hecho que el dictador al que derrotaron en la icónica plaza pueda volver a su casa. La pasión con la que los egipcios siguieron el primer juicio a Mubarak se ha esfumado, y domina una cierta indiferencia.

“La Revolución no la hicimos contra Mubarak por su persona, sino por sus políticas. No nos movía un sentimiento de venganza contra él. Lo que queríamos era cambiar un sistema opresivo”, dice Bassem Janubie, un activista que fundó la organización revolucionaria “Hijos de Egipto”, una más de la constelación de grupos juveniles que afloraron en la Primavera Árabe egipcia.

Temerosos del poder de los Hermanos Musulmanes, y hostiles a su visión del mundo de inspiración teocrática y conservadora, muchos jóvenes revolucionarios se han lanzado a los brazos de los militares, la misma institución contra la que batallaron duramente en las calles durante la transición pilotada por la Junta Militar, hace apenas un año y medio. Ellos no temen el retorno del régimen de Mubarak. “La gente no lo va permitir. Se rompió la barrera del miedo, y ya no hay marcha atrás. Confío en que las promesas de hacer elecciones y aprobar una Constitución laica y moderna se cumplen”, asevera Bassem sentado en un café de la Bolsa, la bulliciosa zona de bares donde se suelen reunir los revolucionarios, antes de volver a casa obligado por el toque de queda.

Artículo publicado en La Nación el día 22-08-2013

One thought on “La excarcelación de Mubarak divide a Egipto

  1. Retroenllaç: La excarcelación de Mubarak divide al pueblo egipcio

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s