Análisis: la Revolución Egipcia vuelve a su punto de partida

El Cairo.-El pueblo egipcio ha vuelto a hacer historia y asombrar al mundo entero, tan sólo dos años después de que una movilización pacífica destronara al férrero dictador Hosni Mubarak. Sin embargo, el contexto es hoy muy diferente, y la incertidumbre y los peligros que se perfilan en el horizonte de la nación árabe más poblada son de un calibre mucho mayor. Morsi era un presidente elegido democráticamente, no un dictador militar. Además, a diferencia de Mubarak, cuenta con el apoyo de la mayoría de movimientos islamistas, la ideología dominante, de momento, en una región convulsionada por la Primavera Árabe.

“Esto es un golpe de Estado con todas las de la ley. Y sus instigadores son los Estados Unidos, que no quieren que triunfe el experimento islamista en Egipto”, declaró a La Nación Hamza Zauba, uno de los dirigentes del Partido de la Libertad y la Justicia, el brazo político de los Hermanos Musulmanes, el histórico movimiento político al que pertenece el rais Morsi.

Es comprensible que el islamismo, considerado el gran vencedor de la Primavera Árabe, al menos de momento, recurra al discurso victimista para explicar su ocaso en Egipto. No hay que olvidar que éste aún forma parte de su ADN político, después de varias décadas de haber sufrido la represión y el exilio. Sin embargo, su diagnóstico es equivocado. La Casa Blanca no ha promovido el golpe, sino más bien todo lo contrario. Como ya le sucediera con la revolución de enero del 2011, la revuelta popular le agarró con el pie cambiado, y sus reacciones durante los últimos días han sido toda una muestra de confusión.

El presidente Morsi ha caído por sus propios errores. Por su arrogancia, y por haber sobreestimado sus fuerzas y haber infravalorado la de sus oponentes. La Hermandad creyó que la legitimidad democrática era una especie de escudo invulnerable a los embates de sus adversarios, olvidando que la institución más poderos del país continúan siendo las Fuerzas Armadas, y que entre estas, cuenta con pocas simpatías. Se aislaron en el poder, y rompieron sus promesas de formar un gobierno de unidad nacional.

Los próximos días son claves para evaluar si el gesto del ejército sirve para encauzar la situación de inestabilidad política y securitaria en la que había caído o el país, o si más bien sucede todo lo contrario. El ministro de Defensa, Abdelfattah Sissi se aseguró bien ayer de anunciar la nueva legalidad revolucionaria escoltado por las máximas autoridades religiosas del país, tanto cristianas como musulmanas, así como de algún prominente líder opositor.

El plan de Sissi consiste en volver a situar la transición egipcia a la casilla de salida, y subsanar todos los errores cometidos. Muy especialmente, la aprobación de una Constitución sin el consenso de la oposición, y validada un 20% de los electores. La pregunta ahora es: ¿participará el islamismo en este “reset” institucional?

Aunque a menudo se perciba al islamismo como un movimiento unificado, la realidad es que se ha fragmentado desde la liberalización política del país. No hay que olvidar que el principal partido ultraconservador salafista, Nur, le dio la espalda al rais esta semana, y se sumó a las demandas de elecciones anticipadas, que Sissi ha prometido que tendrán lugar lo más pronto posible. Probablemente, después de que un comité de expertos retoque la Constitución.

La Hermadad deberá decidir si quiere participar en este nuevo orden, y su decisión será muy importante. Morsi llamó a sus seguidores el martes a no utilizar la violencia. Y probablemente, así será. Ahora bien, la franja más radical del islamismo, con conexiones con Al Qaeda, podría lanzar una insurgencia.

Artículo publicado para La Nación (04-07-2013)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s