“No se si aguantaremos hasta el final del corralito”

Nicosia.-El pasado viernes 15 de marzo, los bancos chipriotas cerraron sus puertas pensando que las volverían a abrir el martes, después de un largo fin de semana con un festivo incluido. Sin embargo, una semana después, continúan cerrados, y no se espera su rIMG_4294eabertura hasta el próximo martes. Se tratat del primer “corralito” de la angustiada zona euro. Ante tal tesitura, muchos países caído sido presa del pánico. Sin embargo, la República de Chipre es diferente.

“Este es el pais del “sigha, sigha” (poco a poco). Aquí nadie nunca se estresa”, explica Carolina, una joven inmigrante polaca que se instaló en la isla mediterránea hace tres años. Y no le falta razón. Ciertamente, se han producido algunas colas frente a los cajeros automáticos, pero no fueron tan largas, y siempre se respiró un estado de calma. En el Parlamento, protegido por un cordón policial, se han concentrado unos pocos miles de personas. Su indignación era contenida, y no se produjo ningún enfrentamiento violento con las fuerzas del orden. Nada que ver con el comportamiento de sus “hermanos” griegos.

Las mayores colas se formaron el sábado 16, justo horas después de anunciarse toda una noticia bomba: se aplicaría una quita o “impuesto excepcional” a todos los depósitos bancarios del país. Enseguida se acabaron los billetes que dispensan los cajeros automáticos, y los efectos del “corralito” se hicieron evidentes. El hecho de que fuera “puente” festivo, con los comercios cerrados, suavizó la situación.

Gracias a la intervención del Banco Central de Chipre, el lunes los cajeros ya volvieron a operar con normalidad, por lo que el día siguiente, cuando los ciudadanos se reincorporaron a sus empleos, el país recuperó el pulso normal de la vida cotidiana. Ahora bien, hubo algunas excepciones. “Todas las transacciones están bloqueadas, incluidas las que se hacen a través de internet. Tengo dinero en mi cuenta de ahorros, pero no la puedo pasar a la tarjeta de crédito, donde sólo quedan 1,37 euros”, se quejaba Isadora, una joven empleada de una tienda de telefonía móvil a la que no quedó más remedio que recorrer a un préstamo de sus padres.

El jueves reaparecieron las colas frente a los cajeros, pero no de todas las entidades financieras. Sólo del Laiki Bank, el segundo mayor del país. “Circula el rumor que obligarán a cerrar el banco, y la gente tiene miedo de perder todos sus ahorros. Están sacando todo lo que pueden”, explicaba Marinos mientras esperaba su turno. Ante el frenesí de sus clientes, los gestores del banco tuvieron que limitar a 260 euros el máximo diario que se puede extraer de cada depósito. Ahora bien, quienes estaban más preocupados eran los cerca de 3.000 trabajadores del Laiki Bank, que realizaron una sentada frente al Parlamento para no perder su empleo.

Conforme pasaban los días, y se alargaba el “corralito”, los problemas pasaban de los consumidores a los comerciantes. “Ante la incertidumbre de qué pasará con nuestros bancos, los proveedores no se fían del pago con cheque o tarjeta, lo quieren en efectivo. Pero no podemos retirar tanto dinero!”, se quejaba Andreas, propietario de una tienda de souvenirs en el pintoresco casco antiguo de la ciudad. “Encima, muchos turistas no pueden sacar dinero de los cajeros, y yo no tengo máquina de VISA. Total, está semana ha sido perdido”, concluía con resignación.

Otro problema al que se enfrentan los negocios es la falta de cambio. “Se me están acabando las monedas de euro, y no puedo ir a buscar cambio. Aún faltan cuatro días. No sé si podremos aguantar hasta el final del “corralito”, se lamentaba Stavros, propietario de un bar en una céntrica plaza.

Publicado en La Tercera el día 23-03-2013

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s