Tres reflexiones sobre las elecciones catalanas

Tres días después, cuando las urnas y las pasiones empiezan a enfriarse, es momento para todos de hacer un balance de las elecciones catalanas. Quizás las más trascendentales de la historia reciente. Seguro, las seguidas con mayor atención a nivel internacional. Ahí van mis “cinc cèntims” en forma de reflexión.

1.-Un Parlament polarizado y fragmentado: La tendencia de las elecciones ha sido la misma que en otros países intervenidos y que sufren duras medidas de austeridad: polarización y fragmentación de la escena política. Con la componente particular de que en Catalunya, como hay dos ejes políticos (izquierda/derecha, catalanismo/españolismo), ha tenido un doble reflejo. Los dos partidos centrales, CIU y PSC, se han pegado sendos batacazos. Y suben los extremos: PP, ERC, Ciutadans, CUP i IC. Ello implica que la gobernabilidad será mucho más complicada, algo negativo en un contexto económico tan difícil como el actual. Definitivamente, la política catalana ha pasado de ser un oasis, a un río con rápidos vertiginosos y alguna piraña.

2.-El descalabro de CiU: Sin duda, la gran sorpresa de la noche. Nadie lo había pronosticado, el primero Artur Mas. Su error de cálculo fue monumental. Las opciones de tener mayoría absoluta siempre fueron menores de los que los convergentes y muchos analistas creyeron. Mas apeló durante a la campaña a recibir “votos prestados”. El problema es que una parte de los votos que recibió en 2010 ya eran prestados a causa del hastío por el tripartito. CiU llevaba dos elecciones seguidas con subidas importantes, y conseguir tres es muy muy difícil en cualquier país.

Las razones de la debacle son variadas. Para empezar, una campaña mal diseñada. El cartel electoral parecía elaborado por uno de sus adversarios o por los guionistas de Polonia. La conversión súbita de Mas al independentismo suscitó a la vez dudas sobre su autenticidad entre sus votantes más independentistas, que vieron en ERC una garantía con mayor pedigrí, y dudas sobre su oportunidad a los más moderados. Si a todo ello, añadimos el clima anti-recortes amplificado por la huelga general, y el impacto -de alcance incierto- de la brutal campaña de desprestigio orquestada alrededor del “informe fantasma”, tenemos el cocktail de ingredientes necesarios para una gran sorpresa.

La gestión de estos resultados será muy difícil para CiU y para Mas. Interpretaron correctamente que debían moverse en la misma dirección que les empujaba la histórica manifestación del 11-S. De no haberlo hecho, la fuga de votos a ERC habría sido una autèntica hemorragia. Simplemente, el cambia debería haber sido más modulado y gradual. No un acelerón de 0 a 100. Por ejemplo, el compromiso con el referéndum era necesario, pero no lo era el cerrar del todo la puerta a una salida confederal, el horizonte dibujado a menudo por CiU. Ello le habría permitido un cierto margen de maniobra y, en función de la coyuntura, tender puentes al PSC si lo hubiera considerado necesario. Así las cosas, CiU sólo tiene una posible aliado que le exigirá un salto hacia la consulta precisamente cuando sus cuadros más moderados tienen más dudas.

3.-La consulta: Los apoyos para la celebración de autodeterminación, el gran proyecto electoral de CIU no son, en teoría, demasiado diferentes de la anterior legislatura. El único cambio es que se reduce la bolsa de votos ambiguos, los del PSC, en favor de la bolsa de aquellos radicalmente contrarios gracias a la subida meteórica de Ciutadans.

Ahora bien, a la práctica, su celebración se puede haber complicado porque su gran abanderado sale del envite demacrado, con poca fuerza moral y política para afrontar un pulso tan duro con el Estado. Una mayoría política tan fragmentada es poco operativa. Además, la dureza de los presupuestos que se avecina permite presagiar una legislatura muy áspera en la que PSC e IC -que ya han anunciado que no pactarán con CIU- cargarán con dureza contra el gobierno. En este clima de luchas intestinas no será fácil articular las grandes coaliciones necesarias a favor del derecho a decidir.

Por otro lado, las elecciones han permitido constatar que el indepentismo ya no es un movimiento marginal, sino con ambiciones de mayoría. Ahora bien, de momento, su mayoría es exigua, y probablemente insuficiente para vencer en un referéndum en el que mucho poderes fácticos de dentro -los mismos del “informe fantasma”- y de fuera irán a todas. El proceso fallido del Estatut ha radicalizado el nacionalismo catalán, pero no está claro que haya ensanchado sus fronteras sociales. Si pretende afrontar con garantías mínimas de victoria un hipotético referéndum, deberá trabajar “de valent” para convencer a los escéptico, que no abiertamente hostiles, a la idea. Su mejor herramiento, la misma que consiguió el gran éxito de la movilización del 11-S: un movimiento social no partidista.

One thought on “Tres reflexiones sobre las elecciones catalanas

  1. Personalment penso que si ja tenien -el President de la Generalitat i CIU-, “in mente” fer una consulta al poble català, sobre el futur, respecte la política a seguir, la manifestació de l’11 de setembre tan multitudinària, encara els va animar més a fer-ho i quant abans.
    Es van equivocar confiant en les dades de les enquestes que els feien guanyadors i fins i tot es parlava de majoria absoluta, però ja sabem que una cosa és el que es diu al que et pregunta la intenció de vot, i moltes vegades a última hora es canvia i es vota a un altre partit, ja sia perquè els mitjans de comunicació han dit moltes coses en contra dels primers -i en aquest cas a CIU li ha fet molt mal el desprestigi de l’evasió de capital del President i d’altres alts càrrecs a paradisos fiscals, cosa que fins avui queda per demostrar- o bé la càrrega dels Sindicats que han escalfat més l’ambient laboral pel tema de les retallades i conseqüentment la pèrdua de llocs de treball. Jo als presidents sindicals els preguntaria quants diners perden si no van a treballar, perquè inciten a la vaga, i respecto qui pensi que cal fer, però el que s’aconsegueix és empobrir més el país i ells cobren íntegres les seves nòmines que segons dades publicades són elevadíssimes.
    En fi el senyor Mas i el seu equip de col.laboradors i parlamentaris, hauran de treballar de valent i fer la feina ben feta, perquè seran molt criticats per l’ oposicio facin el que facin, ja que entre ells n’hi ha molts que són llops vestits amb pell d’ovella.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s