Tahrir le exige a Morsi la retirada de su “decretazo”

Si el presidente egipcio, Mohamed Morsi, pretendía poner fin con un suave viraje a la crisis provocada por su “decretazo”, Tahrir le demostró el martes que estaba equivocado. Docenas de miles de personas se manifestaron en el icónica plaza, así como en los centros de otras ciudades contra la pretensión del “raïs” islamista de asumir poderes casi absolutos a través de una controvertida declaración constitucional unilateral. Su demanda es clara: la retirada inmediata del decreto, y la renegociación de las próximas estaciones del proceso de transición, y en especial la redacción de la nueva Constitución.

Cuando a media tarde llegaron las marchas provenientes de los barrios de Shubra y Mohandissin, Tahrir ya estaba lleno a rebosar. La jornada fue toda una demostración de fuerza de la oposición, ya que, desde la revolución que derroco a Mubarak, nunca se había llenado la céntrica plaza sin el concurso de los Hermanos Musulmanes, el partido de Morsi. “Prohibida la entrada de los Hermanos”, rezaba una pancarta colocada en la entrada de la plaza el día que hubo la mayor expresión de rechazo al gobierno de Morsi, que asumió el poder el pasado 30 de junio.

“El presidente tiene que retirar su declaración constitucional. No nos vamos a conformar con menos. No podemos aceptar que los Hermanos Musulmanes acaparen todo el poder”, afirmaba Mutafá un joven estudiante de Infórmatica, mientras la plaza le dedicaba a Morsi el mismo grito que le lanzó a Mubarak: “Irjal!”(Vete!). Ocupada por decenas de tiendas de campaña, y cortada al tráfico de forma permanente, Tahrir ha recuperado la liturgia revolucionaria.

La masa de manifestantes era más plural que en otras ocasiones. Predominaban los chicos jóvenes, pero también había muchas mujeres, con y sin hiyab, así como personas de mediana edad. En cambio, no se podía encontrar ni a un sólo islamista, una prueba más que el “decretazo” de Morsi ha profundizado la polarización ideológica en el país árabe.

Las movilizaciones llegan un día después de que el presidente Morsi se reuniera con los líderes del Consejo Judicial Supremo, máximo órgano de gobierno de la judicatura. Además de los partidos y movimientos de la oposición laica, los jueces son el estamento social que ha expresado de forma más contundente su rechazo al “decretazo” que situaría al “raïs” por encima la ley, impidiendo la revocación de cualquiera de sus actos por el poder judicial.

Tras la reunión, el portavoz presidencial, Yaser Alí, anunció una pequeña concesión para desactivar la crisis al reinterpretar el “decretazo” limitándolo a los “asuntos de soberanía nacional”. Aunque no hubó una reacción oficial del Consejo Judicial Supremo, uno de sus miembros declaró al Masry al-ium que la concesión de Morsi era insuficiente para poner fin a la crisis. El Club de los Jueces, la asociación de la judicitaura más hostil al decreto, ha emitido un comunicado insiste en la retirada completa del texto, y asegura que un 99% de las tribunales y fiscales han secundado su llamada a la huelga.

En previsión de posibles altercados, las escuelas y algunas empreas privadas cerraron sus puertas por precaución. Sin embargo, la jornada transcurrió sin escenas de violencia, con algunas excepciones, como las refriegas entre policía y adolescentes en los aledaños de Tahrir. Los Hermanos Musulmanes, el partido del “raïs”, habían aplazado a última hora las manifestaciones de apoyo a Morsi previstas para el martes para evitar el derramamiento de sangre.

Desde su cuenta de twitter, la Hermandad lanzó mensajes desafiantes hacia los manifestantes, lo que augura un enroque de los islamistas. Los islamistas, que cuentan con el apoyo de las corrientes salafistas, ya preparan su propia demostración de fuerza. El conflicto va para largo.

One thought on “Tahrir le exige a Morsi la retirada de su “decretazo”

  1. Era de esperar esta reacción en el pueblo egipcio y entre los propios jueces. Es que con el “decretazo” Morsi y sus afiliados se hacían dueños y señores de todos los poderes, y sin estar viviendo allí, son inimaginables las consecuencias de este despropósito. Sería como ir para atrás respecto al gobierno de Hosni Mubarak, y ahora que tenían la ilusión de vivir en un país democrático -aunque costara unos años en conseguirlo-, de un pluumazo se desvanecían todas sus ilusiones.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s