Morsi tensa Egipto al buscar el poder absoluto

Unos veinte meses después de la caída de Hosni Mubarak, y cinco después del final del gobierno militar, Egipto todavía no ha encontrado el camino hacia la estabilidad política. A medida que avanza la transición, la brecha que separa islamistas y laicos se va ensanchando. El detonante de la última ola de protestas ha sido una declaración constitucional firmada el jueves por el presidente islamista, Mohamed Morsi, que le otorga un poder casi absoluto. Superior al que llegó a tener nunca el denostado Hosni Mubarak.

La polarización política se dejó sentir ayer por toda la geografía del gigante árabe, ya que se produjeron enfrentamientos violentos entre grupos de seguidores y detractores del presidente en varias localidades. En al menos tres ciudades, Alejandría, Port Said y Ismailia, los manifestantes prendieron fuego a sedes de los Hermanos Musulmanes, el partido de Morsi. Egipto es un país partido agriamente en dos partes.

En la gigantesca capital, varios kilómetros separaron a ambos grupos. Los islamistas se concentraron frente al palacio presidencial, en el suburbio de Heliópolis. Los laicos convergieron en el centro, en la plaza a Tahrir, el epicentro de una revolución que muchos ya recuerdan con nostalgia. Sin embargo, ello no evitó nuevas escenas de violencia. Al anochecer, grupos de jóvenes activistas iniciaron una batalla campal con la policía. Unos lanzaban piedras y cócteles molotov. Los otros respondían con gases lacrimógenos y balas de goma.

Antes, en la manifestación, estuvieron presentes los principales líderes de la oposición, como el premio Nobel de la Paz, Mohamed El Baradei, y también Hamdi Sabahi, el candidato que terminó en tercer lugar en las elecciones presidencial de junio. El Baradei calificó Morsi de “nuevo faraón”. “Ha usurpado todo el poder estatal: un duro golpe a la revolución que puede tener consecuencias nefastas”, escribió el ex diplomático en su cuenta de twitter.

“No queremos la “hermanización” del Estado. No hicimos la revolución para sustituir un tirano por otro”, explica indignado Hazim, un estudiante que se protege de los gases lacrimógenos con una mascarilla. La percepción que Morsi puede convertir al país en una dictadura de cariz teocrático era compartida por la mayoría de manifestantes en Tahrir, que volvieron a entonar el lema que derrocó Mubarak: “El pueblo quiere la caída del régimen!”.

El “raïs” respondió a las acusaciones de sus adversarios desde una tarima colocada frente al palacio presidencial. Morsi justificó la adopción de medidas excepcionales en la necesidad de purgar el estamento judicial de elementos contrarrevolucionarios. “Respetamos la justicia, porque en ella hay muchos individuos limpios, pero nos enfrentaremos con aquellos que se esconden detrás suyo. Los desenmascararemos, que no piensen que no los vemos “, proclamó entre las aclamaciones de un público formado por miembros de los Hermanos Musulmanes y los salafistas.

El día anterior, el presidente había aprobado una declaración constitucional que le sitúa por encima de la ley, ya que impide que sus decretos y órdenes puedan ser revocados por cualquier otra institución del Estado, incluido el poder judicial. Además, blinda la Asamblea Constituyente y el Senado, ambos con una clara mayoría islamista, ante la posibilidad inminente de que sean disueltos por el Tribunal Constitucional. Precisamente, el conflicto entre los jueces y los Hermanos Musulmanes arrancó con la disolución de la Cámara Baja el pasado mes de junio.

El repentino “decretazo” de Morsi sitúa Egipto en una grave crisis legal y política de consecuencias imprevisibles. Un sector del estamento judicial se ha declarado en rebeldía, y el único asesor presidencial cristiano, Samir Morcos, dimitió ayer. Mientras tanto, Washington, que pactó con Mursi la tregua de Gaza hace apenas dos días, observa en silencio.

Artículo publicado en La Tercera el 24-11-2012

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s