Ni la Primavera Arabe desactiva las tormentosas relaciones con EEUU

Ni tan siquiera la esperanza que generó la Primavera Árabe parece haber sido capaz de apaciguar las tormentosas relaciones entre EEUU y el mundo arabo-musulmán. La enésima polémica alrededor de una controvertida producción cultural sobre el profeta Mahoma se ha saldado ya con la muerte de cuatro personas, entre ellas el embajador estadounidense en Libia, y amenaza con inflamar de nuevo Oriente Medio. El presidente Obama prometió ayer que se “haría justicia”, y ordenó extremar las medidas de seguridad en todas las embajadas de la región.

La polémica sobre“La inocencia musulmana”, un desconocido vídeo rudimentario elaborado por un judio estadounidense, pilló completamente por sorpresa tanto a Washington como a las autoridades libias y egipcias, lo que explica que las medidas de seguridad fueran insuficientes para evitar los asaltos a las legaciones diplomáticas de EEUU en estos dos países. Y es que, si bien los recelos de las sociedades árabes respecto a Washington se mantienen intactas durante la “era Obama”, no existía ningún síntoma de un aumento del antiamericanismo en el Mundo árabe e islámico.

De hecho no está nada claro que, a pesar de su espectacularidad, los hechos del pasado martes se deban interpretar bajo este prisma. A falta de un conocimiento detallado de cómo se produjo el brutal asalto al consulado de Bengazi, todo parece indicar que fue obra de un grupo reducido de individuos muy bien armados y entrenados, probablemente miembros de alguna organización yihadista. Por lo que parece, no fue una acción de una turba enfervorizada.

En El Cairo, la manifestación de protesta contra la polémica cinta tuvo un seguimiento escaso. Apenas se congregaron frente a la embajada estadounidense unas 3.000 personas, una cifra más bien insignificante en una megalópolis de 20 millones de almas. Ante la laxitud de las medidas de seguridad en la zona trasera de la legación, un grupo de jóvenes trepó el muro de protección, y arrancó la bandera de las barras y las estrellas de un mástil. Esta acción cabría calificarla de  “gamberrada” más que un verdadero asalto. De hecho, no hubo lanzamientos de objetos contra la sede, ni contra los soldados que acudieron a protegerla tras saltar las señales de alarma. La noche terminó sin cristales rotos, ni heridos o detenidos.

Aunque estos incidentes ofrecerán munición discursiva a aquellos que interpretaron la Primavera Árabe como una repetición de la Revolución Iraní de 1979, la realidad es que las relaciones entre Washington y los movimientos islamistas mayoritarios de estos países han mejorado de forma sustancial durante los últimos meses. No hay que olvidar que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, viajó a El Cairo pocos días después de la victoria de los Hermanos Musulmanes, todo un espaldarazo al presidente Morsi en su pulso con la Junta Militar.

El renovado clima de entendimiento entre Washington y el islamismo moderado gobernante, que este mismo fin de semana se tradujo en la visita a El Cairo de una nutrida delegación de empresarios de EEUU, no ha abarcado a los movimientos salafistas, una corriente ultraconservadora del Islam que entró en estado de efervescencia tras la caída de las autocracias árabes. Tradicionalmente apático en cuestiones políticas, y presente sobre todo en los estratos más marginados de la sociedad, el salafismo ha hecho sentir su presencia tanto en la escena política, como en las calles.

Su interpretación integrista del Corán, hostil no sólo hacia las demás religiones sino incluso hacia otras ramas del Islam como el chiísmo, ha llevado a algunos de estos grupos a cometer actos violentos en campus universitarios y festivales culturales. Es la concienzuda manipulación de un oscuro vídeo por parte de algunos predicadores salafistas, junto a la participación de algún grupo terrorista, la que ha fabricado la presente crisis.

Habrá que esperar el paso de los próximos días para saber si la indignación provocada en una parte de la ciudadanía por la cinta se desinfla como un soufflé, o bien si se produce una escalada que acaba deteriorando aún más las maltrechas relaciones entre EEUU y el mundo árabe y musulmán.

 Artículo publicado en La Nación el 13-09-2012

One thought on “Ni la Primavera Arabe desactiva las tormentosas relaciones con EEUU

  1. Esperemos que no haya más actos de violencia. De hecho en algún artículo he leído que para hoy viernes 14 de septiembre está organizada una manifestación pacífica. Mientras sea así, no nos alarmemos y démosles un voto de confianza. Ojalá llegue el día en que los países´de Oriente Medio puedan gozar de una democracia, aunque se tenga que ir paso a paso y negociando con unos y otros, pero con diálogos no con artefactos mortíferos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s