Líbano intenta aislarse de la guerra civil en Siria para evitar contagio

Debido a los estrechos lazos políticos y religiosos transnacionales entre los diversos países y comunidades de Oriente Medio, una de las grandes preocupaciones actuales de las cancillerías europeas es la posible propagación del conflicto sirio a sus vecinos.Sin duda, donde la posibilidad de contagio es mayor es Líbano, un país con una gran diversidad religiosa, una turbulenta Historia reciente, y unas complicadas relaciones con Siria.

De hecho, el espectro de una nueva guerra civil recorrió el país hace un par de semanas.En Trípoli, la segunda ciudad del país, hubo violentos enfrentamientos sectarios entre los residentes de dos barrios contiguos.Uno de ellos es de mayoría alauí, y simpatiza con Bashar Al Assad, también de religió alauí. El otro es suní, igual que la mayoría de revolucionarios sirios.

Después de que el ejército lograra interponerse entre los dos bandos y negociar una tregua, la batalla, en la que se utilizaron granadas y rifles de asalto, ya había dejado dos muertos y 12 heridos.

“Tripoli tiene una realidad social única en el Líbano, ya que es la única zona en todo el país donde hay una comunidad de religión alauí. Por tanto, no creo que las tensiones allí puedan replicarse por todo el país “, sostiene Ibrahim Saif, investigador del think tank Carnegie Endowment en Beirut.

Desde la retirada de las tropas sirias hace siete años, empujadas por la llamada “Revolución de los cedros”, el Líbano se encuentra agriamente dividido en dos bloques políticos, que se han turnado el gobierno los últimos años. Aparte de la lucha por el poder, uno de los principales puntos de discordia entre ambos grupos hace referencia a las relaciones con Siria, una consecuencia de la interferencia directa de Siria en los asuntos internos del Líbano durante más de 30 años.

La coalición pro-occidental conocida como “14 de marzo”, con Saad Hariri al frente -el hijo del primer ministro asesinado en 2005-, se encuentra actualmente en la oposición, y siempre ha mantenido una posición hostil hacia el régimen de al Assad. En cambio, el bloque gubernamental está liderado por Hezbolá, uno de los más estrechos aliados de Damasco en la región.

Sin embargo, hasta ahora, el gobierno ha optado por mantener un perfil bajo en la crisis siria. Si bien no ha alentado la adopción de medidas de castigo contra el régimen sirio en el seno de la Liga Árabe, tampoco se ha erigido en el gran defensor del Gobierno sirio en el seno de la organización panárabe.

“Hay un consenso en la clase política y la sociedad libanesa para no dejar que la situación en Siria el arrastre el país a una nueva guerra civil. Se está actuando con mucho sentido común”, afirma Saif, que apunta que Hezbulá es muy consciente del creciente apoyo popular hacia los revolucionarios sirios.

Además, el único partido bisagra entre los dos grandes bloques, el Partido Socialista Progresista, dirigido por el líder druso Walid Jumblatt, se ha significado durante las últimas semanas a favor del levantamiento contra al-Assad. Si Jumblatt decidiera cambiar de nuevo de bando, podría hacer caer el gobierno.

A corto plazo, no parece que el conflicto sirio pueda desestabilizar el Líbano, y en las calles de Beirut no se palpa una gran preocupación. Sin embargo, la prolongación del conflicto, y sobre todo una intensificación de la violencia sectaria podría excitar los ánimos, y forzar a los partidos políticos a adoptar posturas más militantes.

Ahora bien, todo el mundo coincide en señalar que el ataque de Israel contra Irán constituye el peligro más inmediato a la paz en el país de los cedros. La alianza de Hezbolá con Teherán son mucho más estrecha que con Damasco, y la mayoría de expertos creen que la milicia chíita atacaría a Israel si el Estado hebreo bombardea Irán para neutralizar su programa nuclear.

2 thoughts on “Líbano intenta aislarse de la guerra civil en Siria para evitar contagio

  1. Por favor, no pueden dejar de lado la sangre que les hierve por las venas y que se carga vidas y ir dando pasos hacia la paz. Oriente Medio ya está muy castigado como para que ahora Siria ponga en peligro la frágil estabilidad política del Líbano.

  2. Un dels pocs beneficis de la crisi a Síria, és que està perdent la seva terrible i estranguladora influència al Líban. Per a una gran part del segle passat, la Síria i els seus marionetes al Líban han causat guerra, destrucció i caos al Líban. Síria sempre ha considerat el Líban com el seu territori i a li tractat com a tal. Sota l’ombra maligna de la influència de Síria, el Líban es va transformar de un dels pocs països d’Orient Mitjà que estaven en el camí a la prosperitat en un gegantesc cementiri. El meu país té milions (9.000.000 per ser més exactes) dels descendents dels cristians maronites libanesos que van ser expulsats de casa seva i desplaçats pel salvatgisme d’aquesta influencia.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s