El ejército egipcio vuelve a encender Tahrir

Por segundo día consecutivo, el centro de El Cairo fue escenario de duros enfrentamientos entre jóvenes revolucionarios y fuerzas policiales. En su intento por desalojar cualquier resto de acampada de protesta en la Plaza Tahrir y sus aledaños, la policía militar volvió a actuar con brutalidad, provocando la muerte de nueve personas, y heridas de diferente consideración a más de 1.200 manifestantes.

Esta vez, la línea del frente de batalla se situó en la calle Kasr al-Aini, que conecta Tahrir con la sede del Parlamento y del Gobierno. Sobre las 12 del mediodía, las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva para dispersar a los manifestantes, y “limpiar” el centro de la ciudad de la veintena de tiendas de campaña que aún permanecían en la Plaza, vestigios de la segunda ola revolucionaria que se desató el 19 de noviembre.

Ni tan siquiera los dos hospitales al aire libre situados en la mítica plaza se libraron de la ira policial, y como las tiendas, quedaron totalmente calcinados. Entre los rescoldos aún humeantes se podía varios potes de yodo. “Cuando vimos acercarse la carga policial, médicos y heridos nos metimos en la mezquita. Al salir, todo el material estaba en llamas”, explicó a Publico Mohammed Mursi, uno de los médicos voluntarios del dispensario situada a la entrada de la mezquita Makram.

Tras la ofensiva, y con la plaza aún invadida por el humo y un fuerte olor a plástico chamuscado, una grúa construyó en la boca sur de Kasr al-Aini un muro de unos tres metros de altura con bloques de hormigón, la misma estrategia que utilizaron hace tres semanas las autoridades para bloquear la calle Mohamed Mahmud, la que daba acceso al ministerio del Interior.

En un extremo del muro, se encuentra otra de las víctimas del último estallido de violencia: la sede del Instituto Científico de Egipto, establecido en 1798 por Napoleón, y que contaba con uno de los fondos bibliográficos más importantes del país. Según fuentes gubernamentales, la práctica totalidad de los 200.000 documentos que albergaba, algunos de ellos de gran valor histórico, fueron destruidos por un incendio provocado por la explosión de un cóctel molotov.

Mientras policías y grupos de civiles lanzaban una lluvia de objetos contra los manifestantes desde el tejado de la Cámara Alta, ayer por la tarde se celebraron los funerales de algunas de las nueve víctimas mortales. Entre ellas se cuenta a Emad Effat, un clérigo de Al Azhar, la principal institución religiosa del Islam sunnita. Como los otros “mártires”, Effat, conocido por su apoyo público a la Revolución desde su inicio, murió a causa de un disparo, que le perforó el pecho. Miles de personas asistieron al funeral del religioso, en el que se corearon eslóganes contra la Junta Militar.

En el frente político, los disturbios pueden haber dejado tocada de muerte la legitimidad del gobierno del primer ministro Kamal Ganzuri, que juró su cargo hace sólo 10 días. En un acto cargado de cinismo, Ganzuri ofreció ayer por la mañana una rueda de prensa en la que aseguró que las fuerzas de seguridad no estaban utilizando la violencia para dispersar los manifestantes.

Una de las víctimas del último espasmo revolucionario puede ser el consejo consultivo, un órgano creado para poner fin a la crisis de finales del mes pasado, y que se saldó con 47 muertos. Formado por varios líderes políticos, su finalidad es ejercer de interlocutor entre la Junta Militar y los partidos políticos durante el maratoniano proceso electoral en curso.

En una reunión extraordinaria, el consejo instó el viernes a las autoridades a poner fin a la represión. A causa del caso omiso de la Junta, varios de sus miembros presentaron ayer su dimisión, entre ellos su vice presidente, Abu Ela Mady, fundador del Partido Wasat, una formación centrista. Varios partidos políticos, entre ellos los Hermanos Musulmanes, condenaron la represión policial.

Quizás para frenar el goteo de renuncias en este órgano, la cúpula castrense emitió anoche un comunicado en el que se comprometía a cumplir las demandas del consejo. Entre ellas, “medidas para detener la violencia entre manifestantes y fuerzas del orden”, una comisión de investigación de los hechos, y el juicio en tribunales civiles de todos los detenidos durante las últimas horas.

Publicado en Público (18-12-2011)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s