Unas elecciones de Monty Python

Si a los geniales Monty Python se les hubiera ocurrido organizar un simulacro electoral en alguno de sus gags, a buen seguro que se parecería bastante a las primeras elecciones parlamentarias libres en Egipto. El galimatías electoral es de tal dimensión, que uno no sabe muy bien si ponerse a llorar o reír. Veamos.

A falta de tan sólo 10 días para la celebración de las elecciones, y ya en plena campaña electoral, con El Cairo embadurnado de propaganda partidista, las autoridades aún no han publicado la lista exacta de candidatos que competirán en cada distrito, por lo que los aspirantes a diputado no saben aún a ciencia cierta quién son sus adversarios, e incluso si su candidatura ha sido aprobada.

A falta de tan sólo 10 días, aún no está claro cuál será el sistema electoral exacto que regirá la distribución de los dos tercios de diputados a escoger a partir de un sistema proporcional de listas cerradas -el otro tercio corresponderá a candidatos independientes elegidos a través de un sistema mayoritario-. Todo en parte se complica por el extravagante requisito de que el 50% de los diputados deben ser “obreros” o “campesinos”, una reliquia de la otra Revolución, la de Nasser, en 1952.

Por no saber, ni tan siquiera sabemos cuándo se publicarán los resultados electorales. Para facilitar la difícil tarea de organizar las primeras elecciones libres después de más de seis décadas, la junta militar decidió realizar tres rondas de votación diferentes para cada una de las dos cámaras legislativas, cada ronda en un grupo de provincias diferentes. En total, el proceso durará unos tres meses y medio. ¿Se harán públicos los resultados de la primera ronda los días siguientes, o habrá que esperar a la última votación? Como dicen por aquí con actitud resignada: “allahu alam” (Dios sabrá).

A falta de tan sólo 10 días no se ha realizado ninguna campaña para informar a los votantes del complejo sistema de votación -en las primeras rondas, deberán realizar tres elecciones diferentes-, ni tampoco en qué colegios electorales podrán depositar su voto.

Tampoco sabemos qué organizaciones de la sociedad civil podrán desempeñar una labor de monitoreo, ni si realmente podrán votar los egipcios residentes en el extranjero. Un tribunal les garantizó recientemente su derecho a participar en las elecciones, pero el gobierno aún no ha presentado un decreto con los requisitos y procedimientos que se deberán seguir para ejercerlo.

En cambio, de lo que sí se han hecho eco algunos medios es de que la tinta contenida en las 510.000 botellas adquiridas por el gobierno para marcar los dedos de las personas que hayan ejercido su derecho al voto, evitando así fraudes, podría ser tóxica … o sea, que éramos pocos …

No hay duda de que la junta militar que asumió el poder tras la caída de Hosni Mubarak no tiene experiencia en la organización de elecciones -ni tampoco en gobernar un país complejo como Egipto-, pero uno no deja de preguntarse si es posible tanta incompetencia, o si quizás los militares están interesados en una experiencia electoral caótica para que a los egipcios se les quiten las ganas de más democracia.

2 thoughts on “Unas elecciones de Monty Python

  1. Se me hace difícil entender que en Egipto no sepan organizarse para celebrar elecciones. Se sabe desde hace tiempo, hay gente con formación universitaria y grupos políticos según han explicado los medios de comunicación, ¿qué pasa entonces?. En mi opinión no habrá ninguna asociación con ganas de liderar el país, quizá porqué es un momento muy difícil en Oriente Medio, porqué que el pueblo quiere una democracia está más claro que el agua, sólo falta recordar las manifestaciones en la Plaza Tahrir… Sería una pena que los egipcios dejaran pasar esta ocasión de acudir a las urnas y lograr una democracia, porqué si asume el poder el ejército el día de mañana los ciudadanos se arrepentirán.

  2. Gracias por explicar tan bien ese PROCESO electoral egipcio, que más que egipcio parece kafkiano, lo bueno sería traducirlo al árabe y ponerlo en las redes sociales de allí para que la gente se enterara de su enrevesamiento y al menos, lo tomara con humor y no se desanimara. Yo le recomendaría a todos que leyeran a Efrain Kishon, en cualquiera de sus libros, pero especialmente uno que se titula, David frente a Goliat, sigue informándonos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s