El ejemplo tunecino

El pueblo tunecino debe sentirse hoy orgulloso. No sólo fue quien encendió la mecha de la rebelión de los pueblos árabes el pasado mes de enero, sino que, a través de unas elecciones modélicas, ha marcado el camino a todos aquellos países que transiten el azaroso camino que va de la autocracia a la democracia.

Para empezar, la participación fue muy elevada, cercana al 80%, lo que demuestra la ilusión que genera el actual proceso democrático. No en vano, los tunecinos hacía mucho tiempo que ansiaban poder elegir su propio destino. Esa fue la promesa que les hizo Ben Alí en 1987, cuando derrocó a Habib Burguiba, el déspota ilustrado que gobernó el país en las tres décadas que siguieron la consecución de la independencia.

Además, tanto el ejército como los partidos políticos han actuado durante los últimos nueve meses con un alto sentido de la responsabilidad. El consenso sobre las reglas de juego y la imparcialidad de las instituciones interinas durante la transición han permitido que las elecciones hayan transcurrido con toda normalidad, sin apenas ningún incidente violento o de intento de fraude.

Ciertamente, durante la campaña electoral, los diversos partidos afilaron el tono de sus mensajes, y sobre todo, las críticas a sus adversarios. Como en el resto del Mundo Árabe, el principal eje de la política tunecina es la posición respecto al rol del Islam en la vida pública, por lo que los islamistas y los partidos laicos se lanzaron duros ataques en los días previos a las elecciones. Sin embargo, el enfrentamiento no superó los límites habituales en las campañas de las democracias consolidadas.

Todo parece indicar que el partido islamista moderado Enahda (“renacimiento”) ha sido, y con diferencia, el más votado. Ahora bien, ya se ha comprometido a compartir el poder durante los próximos meses, en los que el nuevo Parlamento se encargará de redactar la nueva Constitución. Ojalá que cumpla su palabra, y al igual que el resto de instituciones, continúen dando ejemplo a todo el Mundo Árabe.

2 thoughts on “El ejemplo tunecino

  1. ¡Qué buena noticia!, elecciones democráticas y sin incidentes en Túnez, un pueblo del Próximo Oriente!. Que los demás países de Oriente, donde están pendientes de eleccciones, pienso en Egipto, Libia…, tomen nota del proceso tunecino y haya también entendimiento y no violencia entre sus partidos a la hora de ir a las urnas.

  2. Felicidades al pueblo tunecino por su ejemplo, que puede servir de referente para otros países donde también están queriendo implantar la democracia

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s