La sombra del PND en la batalla electoral

La tragedia del pasado domingo en el centro de El Cairo, en la que murieron al menos 26 personas en enfrentamientos entre las fuerzas del orden y activistas cristianos coptos, no ha provocado un nuevo atraso electoral de los primeros comicios libres en el Egipto post-revolucionario. Tal como estaba previsto, el pasado miércoles se inició el periodo para registrar candidaturas a las elecciones legislativas, cuya primera ronda se celebrará el próximo 28 de noviembre.

Durante las primeras 48 horas, se inscribieron en la Comisión Electoral cerca de 1.800 candidatos para la Asamblea Popular, y 135 para el Consejo Consultivo, la Cámara Alta. Según los cálculos de la ONG Organización Egipcia para los Derechos Humanos, antiguos diputados o miembros del Partido Nacional Democrático (PND), creado por el régimen de Mubarak y que dominó durante décadas el parlamento egipcio, podrían representar más del 40% de las candidaturas presentadas hasta el momento.

Precisamente, la prohibición a los miembros del antiguo régimen de concurrir a los comicios es una de las principales demandas de los partidos de la oposición a la junta militar que administra el país, pues temen que estos puedan obtener un excelente resultado gracias a las redes clientelares tejidas durante lustros. En concreto, piden que se apruebe la llamada “Ley de la traición”, que impediría las candidaturas de todos aquellos que practicaron o se beneficiaron del fraude electoral en anteriores comicios.

De momento, la cúpula militar se ha comprometido a “estudiar” la propuesta. Sin embargo, activistas y observadores políticos dudan de sus buenas intenciones. “El ejército tiene interés en que muchos ex PND salgan elegidos porque así el parlamento será muy fragmentado, y no emergerá un centro de poder fuerte que dispute su rol de institución más poderosa del país”, sostiene a Público Abulela Mady, secretario general del Partido Wasat, una escisión liberal de los Hermanos Musulmanes.

Los recelos hacia la junta militar se basan sobre todo en su insistencia en asignar una buena parte de los 498 diputados de la Asamblea Popular a través de candidaturas de independientes, en lugar de listas de partidos, lo que favorece las opciones de los ex miembros del PND, disuelto tras la Revolución. Finalmente, hasta un tercio de los escaños serán para candidatos independientes.

El plazo para registrar las candidaturas es de sólo una semana, por lo que la actividad en las sedes de los partidos es frenética. Existen dos grandes coaliciones de partidos que presentarán listas conjuntas, la Alianza Democrática, que incluye a Libertad y Justicia, el marca electoral de los Hermanos Musulmanes, y el Bloque Egipcio, formado por una docena de partidos laicos y progresistas. Otros partidos, como el Wasat, han optado por presentarse en solitario.

Además de la constitución de un amplio bloque de ex miembros del PND, otra de las grandes preocupaciones de los partidos es que se puedan producir incidentes violentos durante el proceso electoral, que se alargará durante más tres meses, ya que se realizarán tres rondas de votaciones en regiones distintas, cada una espaciada de la anterior de al menos 15 días.

La batalla campal que tuvo lugar el pasado domingo, y el riesgo a que se produzca una escalada de las tensiones sectarias, ha disparado el miedo a espasmos de violencia durante el periodo electoral. De hecho, irónicamente, una manifestación celebrada ayer bajo el lema “Marcha por la unidad”, terminó entre insultos y pedradas.

En anteriores comicios, se habían producido todo tipo de irregularidades, desde la intimidación de candidatos y votantes, a la compra de votos, y manipulación de las papeletas ya introducidas en las urnas. A menudo, estas se produjeron ante la presencia de la policía, encargada de velar por la limpieza del proceso.

Artículo publicado en Público (15-10-2011)

2 thoughts on “La sombra del PND en la batalla electoral

  1. Me parece muy bien que la oposición pida que se prohíba la participación en los comicios de todos aquellos que se beneficiaron o practicaron el fraude electoral, pero dudo que lo consigan porqué por lo que se ve los militares tienen mucho poder y respaldarán a los del PND.
    Es muy lamentable que siempre tengan que salir perdiendo los mismos, aunque no quiero ser negativo y veremos cómo se van desarrollando las elecciones día a día.
    Lo que sí se debería evitar es que hubiera escaladas de violencia y se perdieran vidas humanas. Ésto sí es triste, preocupante e irrecuperable y no sé cómo se les podría hacer entender en general a todos los activistas de Oriente Medio. Quizá, con la ayuda de “mediadores” neutrales que favorecieran el diálogo se consiguiera algo, no lo sé, pero los presidentes de los demás países no se pueden quedar cruzados de brazos esperando que lleguen las elecciones y el país sea un caos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s