En Egipto, ¿1954 = 2011?

Una simple fecha es capaz de agriar el ánimo a los jóvenes revolucionarios mientras sorben un té y fuman tabaco de narguile en la “Borsa”, un bullicioso callejón del centro de El Cairo. Se trata del año 1954, con el que muchos ven un peligroso paralelismo con la situación actual.

Entonces, como ahora, el país estaba bajo el control de una junta militar, la de los Oficiales Libres, liderados por Gamal Abdel Nasser, y había experimentado una revolución que había depuesto a su máximo mandatario, el rey Farouq. En 1954, los militares prometieron que se celebrarían elecciones, y devolverían el poder a la autoridad, pero nunca cumplieron su promesa, abriendo un periodo de más de 50 años de dictadura militar.

Los jóvenes de la plaza Tahrir temen que, aprovechando las ansias de la mayoría de la población por un retorno (de los turistas) a la normalidad, los militares apliquen el mismo manual de actuación que en el año 1954, y los sacrificios de miles de activistas -algunos de ellos aún en la cárcel- sean en balde.

Sus miedos son del todo razonables, pues el ejército ha actuado estos meses de forma ambigua, y aunque ha establecido una fecha para las legislativas -se iniciarán el 22 de noviembre-, a la vez ha ampliado la ley de emergencia, y ha restringido la libertad de prensa.

Sin embargo, creo que los revolucionarios se equivocan, pues también hay algunos elementos clave del contexto que son muy diferentes a los de 1954. Nasser era entonces un oficial joven, apuesto y carismático, nada más lejos de la gerontocracia militar actual, liderada por el mariscal Tantawi.

Además, entonces había un cierto “hartazgo democrático” de la población, pues tres décadas de régimen parlamentario habían desembocado en un sistema de partidos corruptos e irresponsables, incapaz de vencer a Israel en la guerra del 1948.

El país ansiaba estabilidad, y un líder fuerte que le hiciera recuperar la confianza y la autoestima. Gracias sobre todo a la crisis de Suez de 1956, que se saldó con una derrota militar, pero una victoria política contra Israel, Francia y la odiada Inglaterra, Nasser fue capaz de construirse en un mito tan poderoso, que incluso resistiría la derrota catastrófica de 1967 contra Israel.

En 2011, y después de casi 60 años de dictadura militar, el país del Nilo no quiere otro general que gobierne con puño de hierro. Ese experimento fracasó. Tampoco quiere una revolución caótica, sino un cambio profundo, y a la vez tranquilo. Creo que Tantawi lo sabe, y por eso no intentará eternizarse en el poder. Ahora bien, sí pretende mantener los privilegios e influencia del estamento militar. Y a eso se dedica.

One thought on “En Egipto, ¿1954 = 2011?

  1. Es muy interesante tu explicación, de la que más o menos se conocen los sucesos de los últimos años, pero así y todo, a veces no tenemos los datos claros. Pasa como tú dices sobretodo en estos países de Oriente Medio, que desconocemos qué tipo de régimen político tienen, porqué se alían con algunos países europeos o con EEUU, o por el contrario cuáles son sus intereses que les separan…etc.
    Seguiré tu blog, esperando que nos pongas al día de lo que los medios de comunicación en su seción “internacional” a veces silencian, por no darles importancia o porqué seleccionan otras noticias de más impacto mediático .

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s